contrACultura

Diario Digital ContraPunto

San Salvador, 22 de Abril de 2017
Imprimir

Bota militar pesa 40 años después

La UES no se ha podido recuperar de la intervención militar de 1972

Por Hugo Sánchez

SAN SALVADOR- Fue un miércoles 19 de julio, corría el año 1972, cerca de la 01:00 P.M un contingente militar penetraba en el campus de la Universidad de El Salvador (UES), el “golpe” dado a la UES, según diversos sectores de la vida universitaria, causo estragos que hasta hoy el alma mater no ha podido superar. Hace 40 años la bota militar destruyo libros importantes, saqueo laboratorios, detuvo el proceso de transformación iniciado al interior de la Universidad y envió al exilio a muchos.

Francisco Ruíz, magistrado suplente de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), dice que la intervención militar se debió principalmente a los cambios que se estaban gestando. Principalmente por la política de “puertas abiertas” en la que se permitía un mayor acceso a los estratos sociales menos favorecidos.

“La intervención militar en la UES buscaba acabar con un foco de resistencia porque fungía como el único baluarte contra la dictadura, era percibida como un centro de subversión, como una amenaza”, señaló Ruíz.

En esa época era presidente el Coronel Arturo Armando Molina, quien había tomado posesión de su puesto hacía 19 días, el ministro de Defensa era el Coronel Carlos Humberto Romero quien llegaría a la presidencia en 1977 por medio de otro fraude electoral y sería derrocado en 1979.

En febrero de 1972 se había gestado un fraude electoral que le arrebataba el triunfo en las elecciones presidenciales a la Unión Nacional Opositora (UNO) y daba el triunfo al coronel Arturo Armando Molina de extinto Partido de Conciliación Nacional (PCN).

“La situación en El Salvador era convulsa y ese cuadro de alguna manera explica porque la dictadura militar decide intervenir la UES”, expuso Ruíz.

Ruíz apunta que también esa intervención ayudo a “propiciar que el estudiantado se incorporara a la lucha”.

En lo académico le magistrado dice que existía una “contradicción entre el desarrollo académico y la demanda creciente”, problemática que en la actualidad es más aguda.

Por su parte René Mejía, docente del Departamento de Ciencias Políticas de la UES, señala que “el ataque a la Universidad fue orquestado por los tres poderes del Estado”.

“La Corte Suprema de Justicia emitió un sentencia de inconstitucionalidad de las reformas a la legislación universitaria (…) que volvían participativas las elecciones de las autoridades”, explicó.

Posteriormente la Asamblea Legislativa emitió un decreto que calificaba de ilegales a las autoridades.

“Aprobado el decreto por la Asamblea Legislativa (…) Arturo Armando Molina ordenó la invasión al campus, que se planeó y ejecutó como si fuera un acto de guerra contra otra instalación militar”, señaló Mejía.

El catedrático eso explica “la destrucción masiva de libros, considerados armas peligrosas, y el saqueo de equipo, maquinaria, herramientas y maquinarias de trabajo” que fueron considerados como trofeo de guerra.

El politólogo y docente Antonio Martínez Uribe dice que a la UES “la dejaron destruida” y que ese agresor fue el Estado.

“Lo grabe es que se uso a la fuerza militar para hacerle daño, no le basto al Estado en esa época, anular la legislación universitaria y destituir toda la pirámide administrativa de la UES, después tuvimos que soportar otras agresiones, expuso Uribe.

Por otra parte Mejía señala que lo efectos nocivos de ese acto de guerra genero “costos sociales que aún no se han recuperado”.

“Se perdieron importantes apoyos académicos de universidades europeas y de América, cientos de maestros y estudiantes talentosos perdieron contacto con la UES, importantes enciclopedias únicas, fueron quemadas y se cortó un interesante modelo educativo que se esforzaba por tener pertinencia social”, ostentó Mejía.

Mejía concluye que esos daños “no ha permitido encontrar el hilo conductor que permita a la UES, constituirse en una eficaz conciencia critica de la sociedad”.

Las nuevas voces

SI bien lo acaecido hace 40 años ha contribuido al estado actual de la UES hay sectores, especialmente el estudiantil, que señalan que son más nocivas la diferencias internas y las luchas entre grupos de poder al interior del recinto universitario.

Oscar Escamilla, estudiante de la UES, señala que no es “excusa” lo sucedido en 1972 para “el bajo nivel académico de la UES”.

“Acá la mayoría de docentes y autoridades son personas que estuvieron activos durante la guerra, y ahora les importa más tener un puesto en la AGU (Asamblea General Universitaria) que velar por el verdadero desarrollo académico”, dijo a contrACultura.

Escamilla dice que es evidente una falta de interés hacia el estudiante y que en ocasiones “es más importante el trabajador que el alumno, que es la razón de ser de esta Universidad”.

“Hay docentes contratados que no poseen ninguna experiencia, hay un gran ‘amiguismo’, hay muchos acosadores, los derechos de los estudiantes se violan en una gran impunidad”, reflexionó.

Por su parte Glenda Martínez, también estudiante, dice que la UES “es la mejor universidad del país” pero que le falta un largo trecho por recorrer para estar acorde a las necesidades de la sociedad salvadoreña actual.

“Se necesita más capacitación docente, más edificios, mas equipo tecnológico; también la Universidad necesita tener un papel más protagónico en la vida política, la UES debe ser un tanque de pensamiento”, dijo a contrACultura.

Compartir

Comentarios   

 
0 #4 GODOFREDO CORTEZ 27-12-2012 21:18
hasta este tiempo todavia recuerdo muy bien la invacion militar yo travajava en la editorial universitaria en ese tiempo se editava libros salarrue la opinion estudintil y mas.pero se acabo todo en ese momento asaltaron la editorial estamos en el almuerso ,en unchalet de la facultad de Odontolojia los tomaron prisioneros yo tenia 15 anos y 8 travajadores mas los llevaron alas bartlinas de la policia los querian fichar pero por ser menores de edad los tuvieron 5 dias esos recuerdos nunca se olvidaran.todos estudiamos en el CELESTINO CASTRO no seguimos travajando ni estudiando todo gracias a arturo a molina .
Citar
 
 
0 #3 Ricardojaime 04-11-2012 10:26
Nuestro país es lo que sus gobernantes y grandes empresarios quieren que sea, siempre hemos sido una república bananera -sin comerciar bananos- una colonia norteamericana administrada desde su embajada. Para recuperar lo perdido en 40 años, con todo el desarrollo actual de la tecnología de la comunicaciones, la UES puede volver a “florecer” y ponerse al servicio del pueblo, si hubiera voluntad política y un cambio radical de mentalidad impulsada desde varios flancos: Políticas de Estado audaces e innovadoras, activa participación estudiantil, docente y ciudadana y de la gran Empresa Privada con vocación nacional –no nacionalista-. Parta ello hay que luchar por recuperar la soberanía, pero no solos, es necesario integrarse al ALBA y desde aquí impulsar intercambios científicos y tecnológicos, incluso con USA, China, Japón y los países de la Unión Europea.-
Citar
 
 
0 #2 Ricardojaime 04-11-2012 10:25
A la del 72 le sumamos la intervención del 80 que duro casi 4 años, donde el saqueo y daños a su infraestructura fue mayor. Con saña y alevosía el Estado mayor conjunto de las Fuerzas Armadas de esos tiempos asesinaron al Rector Dr. Félix A. Ulloa, a muchos docentes, estudiantes y trabajadores, y a dirigentes de Organizaciones Populares. La Oligarquía salvadoreña, a pesar que en las universidades se forman sus técnicos y administradores , paradójicamente en ciertos períodos ha declarado guerra de “tierra arrasada” a la UES, pretendiendo callar con fuerza bruta la inteligencia crítica. Tuvo que haber una guerra fratricida para que entendieran y abrieran los espacios de libre expresión del pensamiento. Habría que criminalizar las intervenciones a la Universidades y juzgar a los autores intelectuales de dichas intervenciones como un acto de lesa humanidad.
Citar
 
 
+2 #1 Timoteo Ramirez 25-07-2012 05:24
Como no va uno a odiar a los gorilas. Estaba estudiando Fisiología y la dra Rodriguez la había puesto entre las mejores en Latinoamerica. Fabio Castillo era el rector. Invadieron la U los gorilas y la calidad se fue. La remato arena con su presupuesto. Hoy la esperanza es Hato Hasbun. Tal ves de esto se acuerda Violeta Menjivar, porque de los ex-compañeros ya se olvido.
Citar
 

Escribir un comentario

Norma de uso obligatoria

  • Los comentarios tienen que referirse al tema publicado
  • No se publicarán comentarios fuera de la ley local (difamaciones)
  • No está permitido el lenguaje soez ni ataques personales
  • Reservamos el derecho de eliminar comentarios inapropiados
  • Comentarios breves, no más de 20 líneas
  • No publicaremos anónimos ni falsas identidades

Aclaramos que no publicamos comentarios automáticamente

La opinión de los lectores, no es la de contrACultura


Código de seguridad
Refescar