contrACultura

Diario Digital ContraPunto

San Salvador, 18 de nov. de 2017

Calaveras del Día de muertos

Tradición oral y literaria de un día emblemático para los pueblos latinoamericanos  

Por Gabriel Otero (*)

CALAVERA A LA PARCA

Dicen que la parca nació en México  
y murió en el ombligo de la luna.  
Dicen que la vieron en el cementerio  
comiendo pan de muerto y una tuna.  

Tómate este pulque mi reina,  
muerde este y aquel otro charal,  
calma mi bien aún no me lleves,  
mejor degusta de Oaxaca este mezcal.  

¿O te gusta la charanda?, huesuda,  
flaca, dientona, con mirada hueca,  
frías tus falanges y tu risa franca,  
búrlate de mí pero no seas chueca.  

Duérmete acá, parca, este es tu lugar,  
aunque hoy sea tu día yo me quedo,  
olvídame un buen rato, lustros quizá,  
y mientras roncas yo me pelo y te remedo,  
y mientras sueñas yo te espero al final.


CALAVERA A LA SUEGRA

Ella se ahogó en su veneno,  
pobre señora ya no respiró.  
Del cielo raudo cayó un trueno  
y la muerte se la llevó como costal.  

Vuele con Dios suegra querida,  
córtele a los ángeles sus alas,  
porque no creo que el cachudo  
la admita en su infierno personal.  

No se preocupe señora ya váyase,  
yo me quedo con su hija y mi humor,  
porque de burlas nacen las sonrisas  
y de las risas las dudas de donde estará.  

Y ya no vuelva ni en Día de Muertos  
porque asustará a los otros y a los demás,  
a esos extraviados y lumínicos espectros  
que están buscando como regresar.  

CALAVERA DE DOÑA LUCY

Acá duerme abuela Lucy 
la de la sonrisa del millón 
ella va de sueño en sueño 
buscando a Julián su gran amor

murió en abril del noventa 
con tristeza en su corazón 
aletea su recuerdo vívido 
cuando vuela el torogoz

era una cocinera prodigiosa 
sabrosa y rica su sazón 
albahaca, pimienta, romero 
y tomillo destilaba buen humor

descansa linda abuela Lucy 
reposa junta al marañón 
susúrrale a mamá tus recetas 
oriéntala en su sabor

vigílala desde el cielo 
que no queme el arroz 
que cueza bien los chiles 
que me alimente con fervor

en este día de muertos 
te invoco tierna abuela Lucy 
te ofrezco una vela y un altar 
te doy una calavera de azúcar 
te regalo mi pensamiento y mi azar. 

CALAVERA DE DON JULIÁN

Aquí yace don Julián Otero 
dueño del famoso perro negro 
dejémosle tequila, whisky y ron 
para que se los tome de a montón

nació un dos de noviembre 
después de la revolución 
vivía en antros y cantinas 
dejando a su familia en ruinas

dicen que era mi abuelo 
cejón y pestañudo 
tenía en la frente un nudo 
antes de levantar el vuelo

mi padre lo recuerda 
le pondremos una ofrenda 
un altar para el otro mundo 
una vela para irradiar su rumbo. 

(*) Columnista de ContrACultura

www.caleidoscopionocturno.blogspot.com

Compartir

Escribir un comentario

Norma de uso obligatoria

  • Los comentarios tienen que referirse al tema publicado
  • No se publicarán comentarios fuera de la ley local (difamaciones)
  • No está permitido el lenguaje soez ni ataques personales
  • Reservamos el derecho de eliminar comentarios inapropiados
  • Comentarios breves, no más de 20 líneas
  • No publicaremos anónimos ni falsas identidades

Aclaramos que no publicamos comentarios automáticamente

La opinión de los lectores, no es la de contrACultura


Código de seguridad
Refescar