contrACultura

Diario Digital ContraPunto

San Salvador, 25 de Marzo de 2017
Imprimir

Documentales salvadoreños en Los Ángeles

Por Carlos Velis *

Comentario sobre documentales salvadoreños exhibidos en la urbe angelina por dos talentosas mujeres: Carolina Rivera y Carolina Fuentes

En Los Angeles, la vida fluye con prisa, con fuerza, con un sound track monocorde, un rugido permanente de los millones de toneladas de hierro, plástico y fuego que atraviesa los freeways día y noche. Los inmigrantes llegan como un río incontenible. Llegan de todo el mundo. Se estima, por los datos migratorios de que se dispone, que sólo salvadoreños, estamos un aproximado de ochocientos mil. Todos hemos llegado buscando una nueva vida, pero sin romper con el mundo que dejamos.

Es allí, en esa jungla de concreto, hierro y vidrio, entre los rugidos del freeway, que dos mujeres salvadoreñas, Carolina Rivera y Carolina Fuentes, se han atrevido a soñar y han plasmado sus sueños en sendos videos llenos de historia, nostalgia y cariño. El primero, “Manlio Argueta, Poetas y volcanes”, recoge una visión personal de la autora, sobre nuestro novelista, su tiempo, su gente. Las fuentes directas de datos y fechas, le dan una indiscutible autenticidad y lo acreditan como un testimonio valioso de un tiempo que, de no ser por estos grandes-pequeños esfuerzos, caería en el olvido. A través de su video, Carolina nos presenta una dimensión de un hombre que ha dedicado su vida a codificar su país en claves artísticas y testimoniales, sin sacrificar la estética. Este documental fue presentado este sábado 13 de Noviembre, en ROBERT ZEMICKIS CENTER for Digital Arts y está compitiendo en el Festival Ícaro de este año, en ciudad de Guatemala.

El segundo, “Nuestro derecho a cantar”, es un documental sobre la música de contenido social que nació y se desarrolló en nuestro país durante las décadas de los setenta y los ochenta, durante la guerra cruel que vivimos. Es prácticamente, un testimonio personal, un tributo a las y los artistas que acompañaron el despertar de la conciencia de todo un pueblo, que buscaba en la comunidad cristiana, como en las plazas y en los campos de batalla, respuestas a una situación de opresión y se hermanaban con su prójimo a través de valientes canciones, que hablaban de lucha y esperanza. Para aquellos que ya pasamos el medio paquete, fue emocionante volver a ver a aquellos muchachos, mucho antes de los vientres abultados que ahora nos adornan, cantar los versos que viven eternamente en nuestros corazones. Su presentación fue el sábado 4 de este mes, en la Universidad de California de Los Angeles, UCLA.

Estos dos trabajos vienen a enriquecer ambos acervos, el de la historia de nuestro país, como el de la comunidad que se afinca en una tierra extraña y florece poco a poco, ganando a pulso su lugar, no como un ghetto o peor, una secta, sino con una múltiple ciudadanía y una visión multicultural, que da una mayor conciencia social y nos prepara hacia los retos del futuro.

También se ha presentado, anteriormente, un documental sobre la música salvadoreña de los pioneros del rock, en los sesenta y setenta. “Buenas épocas, la Nueva Ola de El Salvador”, de Mario Anaya. Prometo una nota para contrACultura,  cuando haya podido verlo.

Vea link: http://www.youtube.com/watch?v=NGkjcZ-4yHc

(*) Intelecual, artista salvadoreño residente en Los Ángeles / Ilustración: Carolina Rivera realizando el documental, con Manlio Argueta

Compartir

Escribir un comentario

Norma de uso obligatoria

  • Los comentarios tienen que referirse al tema publicado
  • No se publicarán comentarios fuera de la ley local (difamaciones)
  • No está permitido el lenguaje soez ni ataques personales
  • Reservamos el derecho de eliminar comentarios inapropiados
  • Comentarios breves, no más de 20 líneas
  • No publicaremos anónimos ni falsas identidades

Aclaramos que no publicamos comentarios automáticamente

La opinión de los lectores, no es la de contrACultura


Código de seguridad
Refescar