contrACultura

Diario Digital ContraPunto

San Salvador, 27 de Julio de 2017
Imprimir

¿Dónde está Roque Dalton?

 

Como un homenaje a la madre del poeta salvadoreño,  hemos colocado su segundo apellido en la efemérides de este día.

 Roque Dalton García nació el 14 de mayo de 1935 y fue asesinado el 10 de mayo de 1975. Su cuerpo jamás ha sido encontrado.


De su vida y obra harto se ha escrito y sigue haciéndose. Es tan importante su legado que bien merece el reconocimiento que se le ha dado: el más universal de los poetas salvadoreños.


Mas este día, en que miles de salvadoreños han regresado a honrar a su madre gozando de un merecido momento de convivencia, hemos de recordar ese momento difícil en que una madre sufrió el que le arrebataran la vida a su único hijo, en medio de cortinas y cortinas de desinformación, a quien no se le permitió siquiera recoger el cuerpo del poeta y dar cristiana sepultura a sus restos. Gran prueba de entereza y heroísmo, una madre que en verdad hizo honor a su papel de sacrificio y bondad.


A 41 años del desaparecimiento físico de Roque Dalton, las dudas y preguntas sobre su frío asesinato mantienen su vigencia. 41 años en que lo único que se escucha de los políticos es el estribillo que pregona perdón y olvido, reconciliación, reconstrucción.


Pero ¿cómo perdonar a quien o quienes aún no se responsabilizan de tan atroz crimen? Hay muchos dedos acusadores, incluso el o los directamente señalados han cometido errores de aceptar y luego corregir sus discursos en que casi, casi han aceptado su culpa, pero perfectamente asesorados quizás, lograron encubrir con cantinfladas la gravedad de la situación (“porque fíjese que… la cosa es que…porque yo lo que digo es que…) y regresando al inicio de la conversación pedir que se les  repita la pregunta.


Pero la madre salvadoreña se ha caracterizado siempre por su heroísmo y devoción. La madre salvadoreña es fuerte y soporta el vendaval que arrastre a su hijo y lo aleje de su seno. La madre salvadoreña sigue ahora enfrentándose al mismo escenario, buscando a su o sus hijos, asistiendo llorosa a la exhumación de restos, con las manos apretadas junto a su pecho, clamando porque en aquel frío agujero no esté su hijo o hija, o en la maleta o bolsa encontrada a la orilla de alguna calle solitaria.


Tremendo papel, pero no es ese el papel de una madre amorosa y conductora de los destinos de sus hijos, la responsable de formar las nuevas generaciones, estables, humanas y llenas de valores, las generaciones que tendrán la responsabilidad de sostener a nuestro país.


Dos gobiernos de izquierda han pasado ya y no hay respuestas aún. Las cárceles siguen mucho más llenas que antaño y no se mira una solución a corto plazo. Es urgente, entonces, que exista un compromiso de asignar y realizar las tareas que corresponden, tanto del gobierno como de la sociedad civil, y que las madres recuperen su confianza y provean de amor a sus hijos en la seguridad de una vida estable y con oportunidades para todos, y de verdad se dé cumplimiento al Art. 1 de la Constitución de la República de El Salvador: “El Salvador  reconoce a la persona humana como el origen y el fin de la actividad del Estado, que está organizado para la consecución de la justicia, de la seguridad jurídica y del bien común. Así mismo reconoce como persona humana todo ser humano desde el instante de la concepción.


En consecuencia, es obligación del Estado asegurar a los habitantes de la República, el goce de la libertad, la salud, la cultura, el bienestar económico y la justicia social".

Compartir

Escribir un comentario

Norma de uso obligatoria

  • Los comentarios tienen que referirse al tema publicado
  • No se publicarán comentarios fuera de la ley local (difamaciones)
  • No está permitido el lenguaje soez ni ataques personales
  • Reservamos el derecho de eliminar comentarios inapropiados
  • Comentarios breves, no más de 20 líneas
  • No publicaremos anónimos ni falsas identidades

Aclaramos que no publicamos comentarios automáticamente

La opinión de los lectores, no es la de contrACultura


Código de seguridad
Refescar