contrACultura

Diario Digital ContraPunto

San Salvador, 27 de Febrero de 2017
Imprimir

El miedo de la dictadura en El Premio

Guión y dirección de la cineasta argentina, reconocido con nominación al premio Oso de Oro  

 

Por Elena Box

BERLIN - La argentina Paula Markovich debuta en la dirección con "El premio", una película autobiográfica en la que retrocede a los momentos más crudos de una infancia marcada por la dictadura, y que este viernes presentó en la sección oficial de la Berlinale.

El primer filme latinoamericano en la carrera por el Oso de Oro cuenta la historia de Cecilia, una niña de siete años que no puede revelar a sus amigos su verdadera identidad, teme defraudar a su aterrorizada madre y echa de menos a su padre, al que no sabe si volverá a ver.

¿Cómo comportarse en medio de tanta confusión? Eran mediados de los años 70, en los comienzos de la dictadura militar argentina, y había quienes nunca regresaban. Sin embargo, hay secuelas más allá de la sangre. "Quedan fisuras por siglos. Eso lo experimenté en la dictadura que me tocó conocer, y esa herida no se repone del todo. La sociedad queda lastimada", afirma la cineasta.

El terrible viento, la humedad y el frío son los mismos que Markovich vivió de pequeña en la localidad costera de San Clemente del Tuyú, donde su familia se vio obligada a trasladarse debido a la situación política y económica. "Realmente viví frente al mar y fui a esa escuela donde filmé", cuenta Markovich en entrevista con dpa.

Afincada en México desde hace años, la cineasta se ha dedicado fundamentalmente a la escritura, que considera su verdadera vocación, y ha colaborado entre otros con el realizador mexicano Fernando Eimbcke en los guiones de sus aclamadas "Temporada de patos" y "Lake Tahoe".

"Escribo desde niña, narrativa y teatro. Fernando fue uno de mis alumnos, y por eso nos involucramos en esas obras", explica. Sin embargo, no siente que haya dado un paso al lanzarse a la dirección, simplemente esta vez necesitaba recrearse en las imágenes para poder contar. "Quería volver a ver esos recuerdos, quería volver a esa playa para entender, porque había dudas", añade Markovich.

Así, a la hora de trabajar con la pequeña Paula Galinelli, "que llena de dignidad el personaje de Ceci", decidió "borrarle la complicación, pero no la crudeza". "No quise explicarle qué era la derecha o la izquierda, pero no le podía suavizar las cosas, porque la habría subestimado. Tenía que transmitirle el conflicto en crudo", aclara.

Markovich entiende el cine como un arte de la reducción, en el que las pocas imágenes que caben deben condensar una potente carga simbólica. "El premio" está marcada por algunas bellísimas, como los libros escondidos que se disuelven entre la arena cuando sube la marea. "Ese mar y ese viento constante me hacen sentir una especie de desolación cósmica desde chica", por eso tienen tanta fuerza, explica.

En cuanto a su doble condición de argentino-mexicana, la cineasta huye de etiquetas: "Creo que no hay fronteras ni geográficas ni de tiempo", señala. Y su película lo demuestra, pues curiosamente no consiguió financiación argentina, sino que se trata de una coproducción mexicano-polaca. "Esto es un gesto de apertura cultural muy importante", declaró.

Por otro lado, considera que últimamente existe "una especie de premura por decretar el nuevo cine mexicano, el nuevo cine argentino", pero ella cree "que no es tan nuevo ni tan mexicano ni tan argentino".

"El arte es más amplio en el sentido histórico y las obras dialogan entre ellas y con obras de distintas generaciones", sostiene Markovich. Por eso, no cree "que esta apología de la novedad y la juventud sea del todo saludable" para ninguna rama del arte. "Yo no soy una joven promesa", afirmó entre risas. (dpa)

Compartir

Escribir un comentario

Norma de uso obligatoria

  • Los comentarios tienen que referirse al tema publicado
  • No se publicarán comentarios fuera de la ley local (difamaciones)
  • No está permitido el lenguaje soez ni ataques personales
  • Reservamos el derecho de eliminar comentarios inapropiados
  • Comentarios breves, no más de 20 líneas
  • No publicaremos anónimos ni falsas identidades

Aclaramos que no publicamos comentarios automáticamente

La opinión de los lectores, no es la de contrACultura


Código de seguridad
Refescar