contrACultura

Diario Digital ContraPunto

San Salvador, 23 de oct. de 2017

El reto de la transformación político-cultural

La diputada Peña Mendoza habla de la propuesta del FMLN para un cambio cultural para El Salvador

Lorena Peña Mendoza (*)

SAN SALVADOR - El FMLN se ha planteado el desafío de redefinirse como un actor cultural y político. Llevar a cabo ese reto implica asumir nuestra responsabilidad en la construcción de una propuesta artística y cultural incluyente que promueva la transformación social, la conciencia y el pensamiento crítico; una fuerza que combata los paradigmas neoliberales y fomente el libre desarrollo de las artes en todas sus disciplinas.

En El Salvador coexisten varias identidades culturales y se enfrentan diversos sistemas de valores y principios que componen diferentes propuestas culturales de sociedad y de país; sin embargo, las argollas que nos han gobernado han hecho uso de la cultura como instrumento para imponer su hegemonía, estableciendo modelos de vida con expectativas de futuro y felicidad centradas en el consumismo y la competencia, sometiendo a los individuos al mercado.

El modelo neoliberal ha tratado de implantar un paradigma cultural que tiene como elementos claves el egoísmo y la mercantilización de todas las cosas, incluso de los sentimientos. La falta de reflexión y memoria histórica; la competitividad y la competencia en contraposición a la cooperación y la solidaridad, y la trivilización de la tragedia humana que vive el planeta en estos tiempos, son características del modelo.

El paradigma neoliberal busca convertir la realidad en espectáculo y promover el alcance del “éxito” a costa de cualquier cosa; además incita al desprecio por lo sencillo y por lo humilde, constituyéndose como una propuesta en la que nadie puede sobreponerse a la realidad cotidiana ni plantearse una sociedad diferente.

En ese sentido, en el FMLN hemos asumido que sin cambio cultural no habrá cambio social, que es imposible construir una sociedad justa y solidaria con una cultura de opresión y discriminación; por lo que el cambio cultural es una necesidad fundamental para el desarrollo y consolidación de los cambios que ya hemos iniciado. Es necesaria la construcciónde un nuevo imaginario social que incluya solidaridad, respeto por el medio ambiente, no discriminación, conciencia crítica, independencia política, confianza en la fuerza creadora del pueblo y esperanza como motor fundamental de nuestra lucha.

El acceso al arte y la cultura es un derecho humano que tiene un valor en sí mismo para el pleno desarrollo de las personas. Un pueblo que tiene acceso a servicios artísticos y culturales, tiene un desenvolvimiento más positivo en todos los ámbitos.

Partiendo de lo anterior, una transformación social en beneficio del pueblo debe democratizar el acceso a los servicios artísticos y culturales, promover la libertad de creación sin censura previa y la participación del pueblo en los procesos creativos, artísticos y culturales; de igual forma, el Estado debe proveer las normativas y recursos básicos para apoyar y proteger el trabajo de los artistas que por siempre y contra todo han realizado su trabajo de gran trascendencia social, sin el menor reconocimiento.

Todos los fenómenos políticos en las distintas épocas estuvieron determinados por procesos culturales que permitieron concretizar su visión y propósito; tal es el caso del arte imperial en la antigua Roma, el arte religioso en la conquista española, con sus magníficos templos para la sumisión y la adoración; la nueva trova cubana, que dio vida y sentido a la construcción socialista y a la lucha internacionalista; la canción latinoamericana, que acompañó la lucha contra las dictaduras militares; el movimiento del arte y la cultura popular que inspiró y acompañó a los combatientes del FMLN en su heróica lucha en los años 80 y 90, con canciones que ya trascendieron nuestras filas como “El Sombrero Azul” del gran Alí Primera, o las obras del gran Poeta Roque Dalton y el escritor Manlio Argueta.

Para retomar estos esfuerzos transformadores, desde la Secretaría de Cultura del FMLN se promueven diálogos culturales, conversatorios y encuentros que abran paso a un movimiento cultural por el cambio.

El diálogo y el debate cultural son una necesidad de la sociedad salvadoreña: mediante el diálogo construimos propuestas, deconstruimos prejuicios y generamos consensos.

La cultura da y transmite sentido y significado de la realidad, la cultura somete o libera, la cultura identifica, la cultura construye, la cultura barre.

La cultura es el trasfondo de las prácticas políticas y económicas de una sociedad.

(*) Diputada del FMLN y Secretaria de Cultura de su partido

Compartir

Comentarios   

 
0 #2 Jose Serrano 28-09-2012 18:15
El éxito del neoliberalismo es haber impuesto su cultura, para lo cual utilizó no solo los instrumentos estéticos culturales (arte, música, publicidad, propaganda ideológica, etc… ) que pueden modificar la subjetividad, sino que sobre todo implemento un capitalismo salvaje que constituyó la principal escuela de enseñanza de los valores de sobrevivencia en la barbarie. Los valores estéticos ayudan pero sin una economía distinta y solidaria el cambio cultural seria imposible. No se olvide que es igual o mas importante el crear las condiciones objetivas. La vieja y errada interpretación dialéctica de afectar los intereses mas sentidos de la población no funciona en esta realidad.
Citar
 
 
+1 #1 willi man 27-09-2012 20:06
Lastima que sea en el gobierno del fmln, que tengan gente tan inepta en la secretaria de cultura. Y nadie le pregunte que hace la sra. y que piensa hacer? Y entonces de que sirve que escriba esta sra. y no hace lo basico que es llamar a la secretaria de cultura y preguntarle que piensa.
Citar
 

Escribir un comentario

Norma de uso obligatoria

  • Los comentarios tienen que referirse al tema publicado
  • No se publicarán comentarios fuera de la ley local (difamaciones)
  • No está permitido el lenguaje soez ni ataques personales
  • Reservamos el derecho de eliminar comentarios inapropiados
  • Comentarios breves, no más de 20 líneas
  • No publicaremos anónimos ni falsas identidades

Aclaramos que no publicamos comentarios automáticamente

La opinión de los lectores, no es la de contrACultura


Código de seguridad
Refescar