contrACultura

Diario Digital ContraPunto

San Salvador, 25 de Abril de 2017

Sociedad

Imprimir

Necesidad de una flexibilidad laboral en El Salvador

Por: Nora Alberto
Especialista en Recursos Humanos y Área Laboral


Como país y desde la perspectiva de Recursos Humanos, es importante considerar que exista una flexibilidad laboral en nuestra legislación salvadoreña. A través de la investigación realizada en tres códigos de trabajo de la región centroamericana y los criterios que los inspectores de trabajo  aplican en este tema, puedo en primer término visualizar que en las otras legislaciones es un tema que sí ha sido abordado a diferencia de nuestro país. Cabe mencionar que nuestro Código de Trabajo tiene más de cuarenta años, el cual no ha tenido reformas de fondo que aborden el tema de las jornadas laborales de acuerdo a los cambios económicos del país.


En nuestra legislación si un trabajador llega tarde, y al finalizar su jornada, considera quedarse reponiendo el tiempo faltante para cumplir su jornada, en inspección del Ministerio consideran esa práctica ilegal, ya que para ellos la empresa debe descontar la llegada tardía y pagar como horas extraordinarias el tiempo realizado fuera de su jornada viéndose el trabajador afectado e incluso perdiendo el beneficio del séptimo laboral.


Las horas extras laboradas no compensan esta disminución como castigo en su salario, sobre todo porque las horas extras no pueden realizarse en forma, sino que tienen la característica de ser ocasionales y esporádicas, lo que no permitiría al trabajador recuperar el monto descontado.
Por el contrario, en otras legislaciones como la de Guatemala y Nicaragua, se maneja una flexibilidad en cuanto a la jornada diaria que los trabajadores pueden realizar, por ejemplo el Art. 122 del Código de Trabajo de Guatemala que expresa: “No se considerarán horas extraordinarias las que el trabajador ocupe en subsanar los errores imputables solo a él, cometidos durante la jornada ordinaria, ni las que sean consecuencia de su falta de actividad durante tal jornada, siempre que esto último le sea imputable”.


En Nicaragua no existe una disposición tan específica como la antes citada, pero la experiencia del Departamento de Recursos Humanos de una empresa establecida en las jurisdicciones señaladas reflejan que lo que  consideran los inspectores del Ministerio de Trabajo, es que el trabajador cumpla las ocho horas laboradas y el exceso de éstas sería lo que se considera como jornada extraordinaria, sin importar el horario en el cual sean desarrolladas.


Por otra parte en El Salvador existe una alta proporción de la población que es económicamente activa y que a su vez se encuentra en formación profesional; estas personas se ven afectadas ya que esta falta de flexibilidad los obliga a dedicarse únicamente a laborar y abandonar su formación o alargar su tiempo de estudio, siendo mucho más oneroso e impidiendo una promoción o mayores oportunidades laborales.


Considero que es oportuno incluir en nuestra legislación el tema de flexibilidad laboral, con el objeto del mismo crecimiento económico del país, puesto que si las empresas tienen la disponibilidad de hacer fraccionadas las jornadas laborales de tal manera que el trabajador pueda realizar sus estudios durante las pausas sin tener las restricciones que actualmente se tiene, y que se permita al mismo estudiante proponer sus horarios a manera de realizar ambas actividades sin que esto tenga un efecto negativo en sus ingresos y sin que la empresa se vea amonestada por las Instituciones de Gobierno encargadas de velar por el cumplimiento de la normativa laboral,  permitiría a las personas culminar sus carreras profesionales en menor tiempo y que esta flexibilidad pueda convertirse en una atracción de inversión para el país.


Desde mi experiencia con las legislaciones de los países antes mencionados, la de El Salvador es la que establece mayor grado de restricción a sus trabajadores, generando un nivel de rotación mayor ya que resulta imposible partir las jornadas de manera que la persona pueda por ejemplo: trabajar  horas en la mañana, retirarse a estudiar, y luego regresar a la empresa a continuar con su jornada, para cubrir su jornada laboral y su jornada académica, cuando el mismo negocio en las otras dos regiones si ofrecen esta oportunidad.


Por tanto es necesario a la brevedad considerar y revisar este tema que debe incluirse en la legislación laboral de nuestro país, para volvernos competitivos en la región Centroamericana.

 

Imprimir

El legado gráfico arquitectónico de Armando Sol

Armando solppal2

La polifacética vida de Armando Sol, uno de los primeros arquitectos salvadoreños graduados en el exterior y que aportara al país un legado arquitectónico importante en San Salvador, Santa Ana y Santa Tecla, le permitió incursionar también en la diplomacia, el diseño, el dibujo y la pintura.

Imprimir

Prólogo del libro «Ver, oír, callar»

imagen ppal VOC

Reproducimos el prólogo del antropólogo Carlos Benjamín Lara Martínez para el libro «Ver, oír, callar. En las profundidades de una pandilla salvadoreña» de Juan José Martínez.