contrACultura

Diario Digital ContraPunto

San Salvador, 27 de Marzo de 2017
Imprimir

Entre la vulva y el falo, en Corinto...

corinto

Ricardo Lindo comenta acerca de investigaciones de arte rupestre realizadas en Corinto

Por Ricardo Lindo

Vuelvo sobre lo mismo, pero esta vez es distinto. Para quienes no conozcan mis anteriores artículos repetiré algunos datos. Trabajo en la Secretaría de Cultura de El Salvador. Investigo arte rupestre. Por tal razón he ido varias veces a Corinto, departamento de Morazán, dónde hay una inmensa cueva cubierta de pinturas de edad indeterminada, que puede remontarse a algunos miles de años. Un motivo, abajo a la izquierda en la foto, había sido identificado por el especialista inglés en arte rupestre Peter Robinson como representación de una vulva. Nadie, sin embargo, había observado la presencia de un falo arriba, a la derecha. Una inesperada lluvia me detuvo dentro de la cueva a inicios de año. Volví a observar las tan vistas imágenes y entonces lo hallé. Tomé entonces esta foto:

corinto1

Pero solicito la ayuda de Marielba Herrera, antropóloga que ha dedicado mucho de su tiempo al arte rupestre, para interpretar estas y otras imágenes, y ella manipula los colores en la computadora  y obtiene la espléndida fotografía de arriba, que pareciera una obra del arte sicodélico de los años 60. Entre la vulva y el falo salen a luz cuatro personajes invisibles al ojo desnudo. Dos pequeños, dos altos con tocado. La familia sagrada dice un amigo, Ricardo Vilanova. Uno de los pequeños lleva un alto tocado. Podemos fantasear que los altos son padre y madre, representados asimismo por sus atributos sexuales. Podemos interpretar que el tocado es símbolo de realeza y que el hijo mayor lo lleva como heredero  de un hipotético trono. En todo caso, según criterios comúnmente aceptados, estamos ante símbolos de fertilidad.

Pero veamos un poco más. Hay en los aleros de la enorme masa pétrea donde la cueva se encuentra, dos agujeros.

corinto3

Hemos podido fotografiar sólo uno, pues el otro está cubierto por un panal de abejas. Convienen los arqueólogos en que estos orificios son artificiales y habían avanzado la idea de que hubiesen sido hechos con fines de observación astronómica. Esto les ha de haber permitido diferenciar con mayor nitidez el cielo de las estrellas fijas del cielo planetario. Pero hay más. Ambos marcan el paso cenital, o sea el momento en que, a mediodía, el sol cae perpendicularmente sobre nuestra tierra. Esto sucede dos veces al año. El pasado 26 de abril era uno de ellos y pude entonces comprobarlo.

 corinto4

Maribel Zepeda, policía de turismo, situada bajo el agujero a mediodía, arroja su sombra bajo sus pies.

Tomé entonces, a mediodía, la foto de arriba.  Al mismo tiempo, los miembros de la Asociación Salvadoreña de Astronomía ponían un ladrillo en el patio del Museo Nacional de Antropología David J. Guzmán y hacían girar una cámara en torno para demostrar que no proyectaba sombra.

Si bien no pude hacer otro tanto con el otro agujero, a proximidad del mismo nuestras sombras continuaban cayendo bajo nuestros pies, de modo que es otro marcador.

Para nuestros indígenas era muy importante el paso cenital, pues es el momento en que el sol derrama más abundantemente su energía. En varios sitios arqueológicos de Mesoamérica hay evidencia de esto.

Se podrá argumentar que en el pasado era distinto el cielo, pero eso es válido para el cielo de las estrellas fijas, no para el sistema solar. Podemos remontarnos miles y miles de años atrás sin hallar más que una insignificante variación.

Podemos pues librarnos a otra imaginación a la cual creemos nos autorizan las representaciones de órganos sexuales. Ese paso cenital indica la proximidad de las lluvias y conviene hacer una ceremonia de la fertilidad para propiciar la de la Madre Tierra. Una muchacha recibe bajo un agujero la fuerza solar mientras el joven varón que ha de aparearse con ella lo recibe bajo el otro. Pronto yacerán juntos. Es llegada la hora de las siembras

 

Compartir

Escribir un comentario

Norma de uso obligatoria

  • Los comentarios tienen que referirse al tema publicado
  • No se publicarán comentarios fuera de la ley local (difamaciones)
  • No está permitido el lenguaje soez ni ataques personales
  • Reservamos el derecho de eliminar comentarios inapropiados
  • Comentarios breves, no más de 20 líneas
  • No publicaremos anónimos ni falsas identidades

Aclaramos que no publicamos comentarios automáticamente

La opinión de los lectores, no es la de contrACultura


Código de seguridad
Refescar