contrACultura

Diario Digital ContraPunto

San Salvador, 23 de Mayo de 2017
Imprimir

Hongos de Morazán

Hongosppal

Los megalitos que los lugareños de Morazán llaman «hongos», ¿son obra humana o producto de un lago desaparecido hace mucho tiempo? 

Por Ricardo Lindo (*)

San Salvador.- Realizo desde hace tres años una investigación de arte rupestre en Morazán, por encargo de la Secretaría de Cultura.

Hay en Morazán enormes piedras sobre enormes piedras. Hay en particular una gran concentración cerca de la Cueva de Corinto, que tiene pinturas rupestres. Estos megalitos son llamados hongos por los lugareños, por la semejanza de algunos con aquellos. Uno se interna como un barco más de dos metros en el océano del aire.

Hongos1

El autor junto a una alineación de megalitos. Fotografía de José Luna.

En 2002, a instancias del doctor Roberto Ticas, vino Peter Robinson, un especialista de la Bradshaw Foundation, fundación inglesa dedicada al estudio y preservación del arte rupestre. Robinson afirmó que estos megalitos fueron formados por un lago desaparecido y esto ha sido repetido desde entonces.

 

Creo más bien, como el guía don Argelio Álvarez, que son obra humana, y sospecho que contienen información astronómica. A los miembros de la Asociación Salvadoreña de Astronomía no les ha parecido descabellada mi hipótesis, pero faltan pruebas. Lo más concluyente que creo haber hallado es lo que sigue:

Hongos2

Miguel Huezo Soundy a la par del hongo.

Hongos3

Fotografías de Augusto Vásquez.

Estas fotografías fueron tomadas durante el equinoccio de primavera. La sombra de Miguel Huezo Soundy de muestra la ruta de ocultamiento del sol del equinoccio.

Hay, a algunos kilómetros de la cueva, un «hongo gigante».

Hongos4

Hongo gigante de perfil.

Hongos5

Hongo gigante de frente, con ventana.

Hongos6

Ventana.

Hongos7

Pozas en una roca plana adosada al hongo. Fotografía del autor.

La ventana, como vemos, está ajustada con cuñas de laja. Mira hacia el poniente. ¿Señalará el hundimiento de uno de los soles emblemáticos del año, solsticios, equinoccios, pasos cenitales? Habrá que someterla a observación. Conocí este hongo hace poco. En todo caso, es difícil creer que esto sea obra de la naturaleza o que lo sean las pozas sobre la ancha roca plana vecina. Formas similares hemos visto cerca de Perquín, que fueron descubiertas por Augusto Vásquez y Ron Brenneman, que han sido en estas indagaciones compañeros de aventura. Juntos descubrimos en una montaña la siguiente formación:

Hongos8

Torre. Fotografía de Augusto Vásquez.

 

 

No cabe duda de que esta torrecilla es obra humana, pues tiene argamasa. Se ha inspirado sin duda en los megalitos que vimos. Pertenece a una montaña-fortaleza posiblemente del post-clásico, que fue utilizada por la guerrilla durante la guerra reciente, sin saberlo.

 

No, no creo que estos megalitos, que se esparcen por el vasto departamento, sean obra de un fantasioso lago desaparecido. En cambio, confirmé verdaderas dos intuiciones de Robinson en mi artículo anterior en contrACultura, titulado «Una vulva, un falo y un agujero en el techo de la cueva de corinto».

 

Pero ¿quiénes hicieron estas obras y en que fechas? Están ahí como un mudo testimonio de un pasado del que nada sabemos.

(*) Escritor, investigador salvadoreño, colaborador de contrACultura.








Compartir

Escribir un comentario

Norma de uso obligatoria

  • Los comentarios tienen que referirse al tema publicado
  • No se publicarán comentarios fuera de la ley local (difamaciones)
  • No está permitido el lenguaje soez ni ataques personales
  • Reservamos el derecho de eliminar comentarios inapropiados
  • Comentarios breves, no más de 20 líneas
  • No publicaremos anónimos ni falsas identidades

Aclaramos que no publicamos comentarios automáticamente

La opinión de los lectores, no es la de contrACultura


Código de seguridad
Refescar