contrACultura

Diario Digital ContraPunto

San Salvador, 17 de oct. de 2017
Imprimir

La ciencia ficción: «2001 Odisea del espacio» y «Solaris»

mgm

Un poco de historia del cine bajo la mirada de Héctor Ismael Sermeño. Es el turno de la ciencia ficción.

Por Héctor Ismael Sermeño (*)

Fotograma tomado de The Best of MGM.

San Salvador.- La ciencia ficción es uno de los géneros más populares del cine, en particular y para no variar, del estadounidense, que lo explota y difunde con enorme éxito en todo el planeta.

Proveniente de la literatura de ficción, la cual inició con estas propuestas, agregándole lo de ciencia, en el siglo XIX con las grandes obras del francés Julio Verne en particular; el género cinematográfico que marca su inicio con el Viaje a la luna de Georges Meliés en 1902, masificó estas historias a niveles estratosféricos. Los cómics que iniciaron a principios del siglo XX han aportado mucho también. El cine ha hecho lo demás.

En términos generales, las historias fantásticas que se refieren a realidades no verdaderas, fantasiosas y/o imaginarias, con elementos de futuro y un poco de pasado (La máquina del tiempo, por ejemplo) son maniqueas, con héroes imposibles por su descripción y poderes supra humanos y que al cine de Hollywood le ha servido para sustentar subliminalmente el poderío estadounidense en el planeta.

2001 ODISEA DEL ESPACIO

Dirigida por Stanley Kubrick, genio del cine a cual más, con guión de él mismo basado en la novela El centinela de Arthur C. Clarke, fue estrenada en 1968. Así para que recordemos más de cuatro décadas después, que es la mejor película del género y la más inteligente realizada en conjunto por las industrias de Gran Bretaña y Estados Unidos, la retomamos.

El filme permanece muy actual y moderno pese al tiempo transcurrido, su universal sentido de lo humano y la humanidad la vuelve una obra de gran categoría hasta hoy irrepetible. Con todos estos elementos la ciencia y la ficción se entrelazan para ofrecerle al público un espectáculo audiovisual sin límites, pero cargada de una fabulosa cosmovisión en la estructura del guión y en la propuesta. Los diálogos entre la computadora HAL que maneja la nave espacial y los personajes humanos son de antología. Dicha máquina es tan sofisticada que es capaz de leer los labios. La inteligencia artificial crece y se acerca a la humana y a la conducta, también humana, que puede ser técnica, pero desarrolla hasta el «sentimiento» de maldad.

El filme es una muestra de la cosmovisión filosófica del principio y evolución de la humanidad. Llena de alegorías y metáforas, con un sentido de lo narrativo sin igual en el que la fotografía es un personaje también, al igual que la música.

El texto es sencillamente fuera de serie, por lo tanto la película logra serlo también. 2001 Odisea del espacio es el final de una era de los filmes de ciencia ficción y el principio de la actual. Continúa sobresaliendo, porque con algunas contadas excepciones (Aliens por ej.) las historia de este tipo son lo que dije al principio: historias de buenos y malos con algún o algunos súper héroes con súper poderes y mucha galanura para que sepamos cómo es que están conformados ellos y cuál es su papel en las películas y para el público: Las expresiones del poder, con algunos valores positivos, pero poder al fin.

SOLARIS

El extinto cine soviético, controlado y censurado constantemente por el gobierno totalitario de la época, produjo varias obras maestras producto de las genialidades de grandes artistas cinematográficos que lograban evadir a esa censura. Andrei Tarkovski fue uno de ellos.

En 1972, cuatro años después de 2001 Odisea del espacio, Tarkovski dirigió Solaris, con guión basado en la novela del polaco Stanislaw Lem. Intimo en gran escala, el filme trata de las relaciones entre los humanos y se desarrolla en un universo particular de una estación espacial, soviética por supuesto, pero no menos contenedora de sentimientos y ser de los habitantes de la tierra. No son propiamente aventuras ni hay súper héroes. Kubrick y Tarkovski a su particular manera, coincidieron en las temáticas de Solaris y la Odisea.

La ausencia de súper héroes para que los gobernantes y el pueblo en abstracto lo fueran, es una constante en el cine soviético. Tarkovsky no los necesitó, le bastaron sus personajes y su visión íntima del mundo para crear su obra maestra.

El director va más allá e incluye la soledad y el profundo ser intenso de sus personajes reflejado en amplios planos y cargada de muchos símbolos, que debemos apreciar con detenimiento. La película dura dos horas y cuarenta minutos, al igual que la de Kubrick y ambas fueron recortadas en media hora para su exhibición comercial.

El estilo del cineasta soviético es algo más denso, sin que le quite ritmo, que el del británico, pero muy efectivo, al estilo de Ingmar Bergman, aunque con otra visión.

EL FIN

De la película de Kubrick se hizo una secuela en el año 2001, y otras dos después, todas perfectamente olvidables. De Solaris se filmó una versión en Hollywood con George Clooney, desangelada, muy débil y más corta. No abonó más que prestigio para la versión de Tarkovski.

Por supuesto que volví a ver ambos filmes la semana pasada. Los disfruté más que hace años, me impresionaron más con su calidad, puesta en escena e historias, que me reconfortaron para poder aceptar que se hacen bodrios como Avatar, o los Transformers o lo que sea, que pasan sin pena ni gloria artísticamente hablando, que entretienen un ratito a las masas voraces, que después vuelven a pedir más. Y digo ¿por qué no ser un gourmet de vez en cuando consumiendo buen cine? Véanlas si pueden o quieren, tranquilos y descansados. Verán un mundo nuevo y eterno a la vez, sobre todo después de enterarnos que una peliculita insignificante de tema espacial con Sandra Bullock compite inmerecidamente por 10 premios Oscar.

(*) Escritor, historiador y crítico de artes. Colaborador de contrACultura.


Compartir

Escribir un comentario

Norma de uso obligatoria

  • Los comentarios tienen que referirse al tema publicado
  • No se publicarán comentarios fuera de la ley local (difamaciones)
  • No está permitido el lenguaje soez ni ataques personales
  • Reservamos el derecho de eliminar comentarios inapropiados
  • Comentarios breves, no más de 20 líneas
  • No publicaremos anónimos ni falsas identidades

Aclaramos que no publicamos comentarios automáticamente

La opinión de los lectores, no es la de contrACultura


Código de seguridad
Refescar