contrACultura

Diario Digital ContraPunto

San Salvador, 23 de oct. de 2017

"La Ventana en el rostro" de Roque Dalton

Percepción sobre uno de los poemarios más emblemáticos de Roque, y de su paso por Chile  

Por Rodolfo de los Reyes Recabarren (*)  

SANTIAGO DE CHILE - Pese a que su vida legendaria y su trágica muerte imprimió un sello indeleble y cosmopolita, de gigantesca fama, Roque Dalton sigue siendo un poeta no muy conocido y difundido en Chile, pese a que estudió leyes en la Universidad de Chile y entabló amistad con figuras ilustres del arte y las letras como Enrique Lihn, Fernando Alegría, Volodia Teitelboim, Isidora Aguirre, y otros más. Pero si bien nuestro poeta, escritor y ensayista salvadoreño, hijo natural de padre norteamericano y madre salvadoreña, nos es casi ignorado en el ámbito de lo masivo, su aporte y obra es vastamente conocida en latinoamerica codeándose con los grandes maestros de la escritura como: Mario Benedetti, Julio Cortázar, Eduardo Galeano, Ernesto Cardenal, Miguel Angel Asturias, Arqueles Morales y otros muchos más, que sería largo citar aquí. Pero así como sus amistades, cercanías son numerosas, diversas y variadas, también su obra que se refleja en más de una quincena de publicaciones donde abundan las incursiones en los géneros poéticos, de narrativa, en novela y cuento, relatos , entrevistas y ensayos. Sobre su obra poética la que pasa por varios periodos, estilos y referentes, quiero hacer luz sobre este libro, “La Ventana en el Rostro” texto que data de 1961, cuándo nuestro vate tenía tan sólo 25 años y su obra recogía su ya azarosa existencia, como un moderno Ulises de Centroamérica.

En las 126 páginas de este libro, el pulso de Dalton exuda la vibración telúrica de la epopeya latinoamericana, sus luchas, sus tragedias, sus conquistas, su magia, su sensual naturaleza y geografía, elementos que se mezclan con sensibilidad emocional del poeta, como la ácida experiencia del autor de haber sido confinado en las mazmorras de su país, por motivos políticos. Este es el segundo libro del autor, que sólo ostenta el haber ganado tres veces consecutivas, importantes Premios literarios a nivel centroamericano, a la vez que su inclusión en algunas revistas de la región mesoamericana. En ese contexto el guatemalteco Miguel Angel Asturias, en momentos previos a recibir el Premio Nóbel, señaló en diversas oportunidades que Dalton era el mejor poeta joven centroamericano. Ciertamente un elogio mayor para un entonces promisorio bardo.

Esta primera etapa poética de Dalton, encontramos la huella indeleble de ciertos autores que imaginamos de gran trascendencia en la obra del poeta salvadoreño. Neruda asoma en los versos suaves y amorosos que el autor escribe con pasión como en el poema “Y sin embargo, Amor” donde destaco:

“Aquí, hoy digo: siempre recordaré tu desnudez entre mis manos,/ tú olor a disfrutada madera a sándalo/ clavada junto al Sol de la mañana,/ tú risa de muchacha o de arroyo,/ o de pájaro, tus manos largas y amantes/ como un lirio traidor a sus antiguos colores...”.

Esta posible influencia nerudiana no deja de ser novedosa dado que Daltón fue un gran crítico de Neruda tanto en el plano estético – literario como en el ámbito político, de hecho en varios de sus poemas cuestiona profundamente la visión del vate chileno.

Pero también hayamos influencias del peruano César Vallejo, comulgando con cierto tono descarnado e irónico e n los versos, recogiendo un aire sufriente de inspiración continental. Sobre esto, el poeta y ensayista salvadoreño Mauricio De la Selva, quién prologa prolijamente “La Ventana en el Rostro” señala:

Leyendo con atención, vemos que esta ventana en el rostro del poeta no sólo le ha comunicado con temas y asuntos sino también con formas de expresión; vemos poemas de versos larguísimos y de gran sonoridad a lo Whitman, poemas sin puntuación intentando técnicas joyceanas, poemas imprecadores y sustanciales leonfelipescos, poemas de premeditadas incoherencias aparentes recordando las penumbras vallejianas; Dalton aprovechó todo lo que pasó por su ventana: su poesía se nutre   por igual de las uvas, de la leche, de la miel Bíblicas como de las oraciones que el día Viernes a las doce de la noche pronuncian los brujos a favor de quienes desean ser amados.”

Por otra parte el reflejo social de su época es poéticamente trazado, la historia convulsionada de su país brota generosamente en los versos al líder indígena Anastasio Aquino, como en otros versos que a través dibujan las tumultuosas angustias de la idiosincracia nacional de su País. Sin embargo la fuerza poética es rotunda y de poderosas identidad personal, aunque encontramos versos muy similares a los de César Vallejo, como el poema “Solidaridad” que dice:

“No puedes salir de la celda/ son oscuros y fuertes los barrotes./Pero no te desesperes, no./ Tú no puedes salir/ más entre el frío de esos hierros/ se te cuela en la celda todo el amor del mundo...”

Poderoso mensaje, donde más allá de las influencias encontramos la comunión emocional con la humanidad. En definitiva “La Ventana en el Rostro” es el canto testimonial de un mundo herido pero vastamente poetizado con la mayor de las sensibilidades.

(*) Escritor chileno y colaborador de contrACultura

Compartir

Escribir un comentario

Norma de uso obligatoria

  • Los comentarios tienen que referirse al tema publicado
  • No se publicarán comentarios fuera de la ley local (difamaciones)
  • No está permitido el lenguaje soez ni ataques personales
  • Reservamos el derecho de eliminar comentarios inapropiados
  • Comentarios breves, no más de 20 líneas
  • No publicaremos anónimos ni falsas identidades

Aclaramos que no publicamos comentarios automáticamente

La opinión de los lectores, no es la de contrACultura


Código de seguridad
Refescar