contrACultura

Diario Digital ContraPunto

San Salvador, 24 de Marzo de 2017

«Marimba» de Jorge Boccanera, antología poética

jorge boccanera

Jorge Boccanera.

 

Hablan los ojos de Nazim Hikmet

 

Sobre mi mano,

la mitad de una manzana brilla.

La otra mitad está sobre una mesa a miles de

kilómetros de aquí.

Es imposible morder esta mitad

sin que duela el vacío.


 

Inédito, exclusivo para contrACultura

 

 

Polvo para morder

«La poesía no debe conocer otro lujo que aquel

que traduce su miseria, no debe conocer otro lujo que el

lujo del polvo»

Alain Sicard

 

 

I


A veces la palabra

como una copa rota donde morder el polvo,

y otras veces un agua

de alumbrar.

 

Asomada a los cielos, la palabra

es un tambor de polvo deshecho al primer golpe.

Remando en el infierno, la palabra

es un agua posible sobre un manto de cólera.

Entonces, la palabra

¿polvo para morder en la oscuridad?

¿agua, para alumbrar este cuerpo callado?

 

De Polvo para morder (1986)

 

 

 

     Arder

 

     Cuando nos besamos trituramos un ángel.

     Su última voluntad será nuestro deseo.

     Tiempo habrá para escupir sus vidrios de colores,

     su sombrero de plumas,

     barajas manoseadas por tahúres y ahora


 

     hay que hacerlo entrar,

     ofrecerle licor (que él viene de morirse),

     acercarle una silla (que lee en la oscuridad).


 

     Dirá sus baratijas,

     su forma de guiarnos al secreto de la vieja

          estación.

     Dirá que el vino está hecho de hojas secas,

     que puede hacer un fuego con tu rostro y el mío.

     (Ni un centavo de luz a su trabajo).


 

     Cuando nos besamos desollamos un ángel,

     un condenado a muerte que va a resucitar en otras

          bocas.

     No tengas lástima por él, sólo hay que hincar el

     diente, y triturar al ángel.

     Abrir tus piernas blancas y darle sepultura.


 

De Sordomuda (1991)

 

 

 

Algunos consejos de doña Leonor

a su hijo el poeta


 

No permitas que ella cruce el jardín de la

      palabra solo,

que descorra cortinas de tu sombra

o que apoye su olor en los peldaños.

Podría ensuciar los muros con leyendas.

Podría dejar dos velas encendidas

y la palabra solo nunca presta su almohada.

No compartas el taxi ni el pañuelo.

Vigila noche y día.

No le entregues la llave de la puerta.

No atiendas el teléfono.

Si te mira, no mires.

Que ella no ponga un pecho en esta casa.

 

De Bestias en un hotel de paso (2002)

 

 

 

 

I


 

La selva está hecha a lápiz, punta fina  

sobre papeles rotos, garabatos que se alzan en el

     aire y cajitas de música y el oso perezoso.

Una lágrima verde rueda sobre la lengua del jaguar.

Tierra tatuada, selva

con la palma en el centro que en un aire de reina

despliega su penacho, su cabellera de hilos,

     su serena ebriedad.


 

Abajo, el viento junta restos del universo.


 

De Palma real (2008)

 

 

 

Compartir

Escribir un comentario

Norma de uso obligatoria

  • Los comentarios tienen que referirse al tema publicado
  • No se publicarán comentarios fuera de la ley local (difamaciones)
  • No está permitido el lenguaje soez ni ataques personales
  • Reservamos el derecho de eliminar comentarios inapropiados
  • Comentarios breves, no más de 20 líneas
  • No publicaremos anónimos ni falsas identidades

Aclaramos que no publicamos comentarios automáticamente

La opinión de los lectores, no es la de contrACultura


Código de seguridad
Refescar