contrACultura

Diario Digital ContraPunto

San Salvador, 28 de Mayo de 2017

Columnistas

Los académicos y Roque Dalton

Por Javier ALAS

 “Recordando 1932: La Matanza, Roque Dalton y la política de la memoria histórica”, fue editado originalmente en inglés. La edición que consulto es la traducción castellana, a cargo de Knut Walter.

Utopía náhuat. Compartir - Cuidar

Por Rafael Lara-Martínez 

DESDE COMALA SIEMPRE… Quienes controlan el flujo de aguas, los Tepehuas, gobiernan la reproducción vegetal. Hay que recordar Su acción primordial, la cual se reitera en los renglones tres a cinco (3-5) del texto transcrito al final. Las Deidades abren los recintos ocultos de las montañas para extraer el maíz y otorgárselo a los humanos. Por dirigir las aguas y repartir los granos, a estas Divinidades Les pertenece la vegetación entera de la tierra. “Ellos todo lo tienen”. Lo tangible y mundano resulta ser una simple copia degradada de lo inteligible y divino.   Así, el fuego terrestre que consume energía —cuya leña acaba en ceniza y se extingue— donde habitan los Tepehuas “no se ve cómo sale, sólo un leño les basta”. El fuego Tepehuano sería inextinguible y casi sin combustión.

 

  

El reino del pájaro y la nube

Por Gabriel Otero

MÉXICO - Las alturas son sólo nuestras evasivas para recordar los versos de Alfredo Espino, un poeta ahuachapaneco que murió a los 28 años y que con sus Jícaras Tristes subyugó a todo a un país al que le habló al oído susurrándole lo sabido pero lo no dicho, las oraciones cantadas al territorio en el que uno nace, porque de la vista siempre nace el amor y de la palabra brota la memoria.