contrACultura

Diario Digital ContraPunto

San Salvador, 24 de Marzo de 2017

Palaciegos escándalos (III). Cuento por entregas de Ricardo Lindo

Martes 7 de diciembre de 2010

Por Ricardo Lindo*

NOTA: Este cuento largo irá apareciendo por entregas, cada martes, en las páginas de Contracultura. Todos los personajes, exceptuando a Tom «the fat», Sir Francis Drake, el Dr. German Cáceres, el Dr. Pedro Escalante Arce, Su Majestad el Rey don Felipe II, don Cristóbal Colón, Almirante de la mar océana y algunos otros, son imaginarios.

En esta ocasión, la parte III. Disfrútenla.

Capítulo III

Al día siguiente, el guardián del palacio se aproxima al conde de la encrucijada de Zaparrastrosa a fin de hacerle saber que se ha arruinado una rueda de su carruaje, por lo cual, para dirigirse a la ciudad de San Salvador adónde lo llaman importantes asuntos de estado, ha debido abordar un destartalado microbús de la ruta 243568, donde suena un perreo a un volumen poco convencional. Hamlet, que lo acompaña, se entusiasma con el novedoso ritmo y exclama:

¾¡Oye chico, qué bueno está eso! –y lo sigue con el pie mientras repite:

 

Pon las manos

en el suelo,

con el culo

para arriba…

 

Y el pobre conde, amante de la música de Mozart y Debussy, comienza a comprender por qué se lo han enviado de regalo. Cuando regresan en la misma ruta 243568, al cabo de dos días, tras arduos trabajos que le han obligado a dejar a Hamlet solo deambulando por la ciudad, este lleva un mechón de pelo color zanahoria, un dragón tatuado en una pierna y un arito en una ceja. Además, se ha emborrachado la noche anterior en una discoteca y va vomitando por el camino. El conde de la encrucijada de Zaparrastrosa, exproveedor de jamones de su majestad el rey don Carlos V, alcalde mayor de la Santísima Trinidad de Sonsonate, o sea, don Nabucodonosor Pérez y Rodríguez y de la Albarda, va rojo como un crepúsculo y pretende fingir que el joven no va con él. A todo esto, se ha distribuido por Sonsonate el rumor de que un hijo del conde, distinguido mozo casadero, ha llegado a vivir a su palacio, y todas las niñas de sociedad ansían conocerlo.

 

 

Lea también

Palaciegos escándalos, parte II

Palaciegos escándalos

Compartir

Escribir un comentario

Norma de uso obligatoria

  • Los comentarios tienen que referirse al tema publicado
  • No se publicarán comentarios fuera de la ley local (difamaciones)
  • No está permitido el lenguaje soez ni ataques personales
  • Reservamos el derecho de eliminar comentarios inapropiados
  • Comentarios breves, no más de 20 líneas
  • No publicaremos anónimos ni falsas identidades

Aclaramos que no publicamos comentarios automáticamente

La opinión de los lectores, no es la de contrACultura


Código de seguridad
Refescar