contrACultura

Diario Digital ContraPunto

San Salvador, 27 de Junio de 2017
Imprimir

Poesía para recordar al Cronopio inmortal

julio


Este día se cumplen 30 años de la muerte de Julio Cortázar. La Biblioteca Nacional «Francisco Gavidia» conmemoró su partida con un atentado poético.

 

Por Miriam García

 

San Salvador-Julio Cortázar, el célebre escritor argentino cumple hoy, como algunos dicen, 30 años de inmortalidad. Un 12 de febrero de 1984 el escritor falleció a causa de un cáncer con el que estuvo luchando por algunos años en París, ciudad donde vivió durante mucho tiempo.

Este año, 2014 es un año muy cortazariano. No sólo se cumplirán 30 años de su muerte, sino también 100 años del nacimiento de este Cronopio inmortal, que nació de padres argentinos en Bruselas un 26 de agosto de 1914.

 

Julio Cortázar perteneció, si queremos colocarlo en una etapa, al Boom latinoamericano. Fue contemporáneo de Mario Vargas Llosa  -bueno, un poco mayor-, de Gabriel

García Márquez, Carlos Fuentes, como afirma el escritor salvadoreño Mario Noel Rodríguez. Inclusive conoció a los escritores salvadoreños Roque Dalton y Manlio Argueta en breves momentos de sus vidas, y a Claribel Alegría, poeta salvadoreña-nicaragüense que le recuerda con especial cariño en su libro Mágica Tribu.

 

Debido a la influencia de su trabajo y la trascendencia de su obra, este día es conmemorado a nivel mundial entre los amantes de la literatura y de la obra cortazariana. El Salvador, que aun en pequeñas piezas tuvo alguna relación con Julio también se une al festejo de su entrada en la inmortalidad con una lectura poética que fue realizada en la Biblioteca Nacional «Francisco Gavidia» por la Dirección Nacional de Bibliotecas y Plan de Lectura.

todos

Poetas William Alfaro, Vladimir Amaya, Sandra Aguilar y Cecy Castillo

La actividad fue planificada para servir como un acercamiento a la obra de este cronopio latinoamericano y al mismo tiempo a la obra de jóvenes poetas salvadoreños con estudiantes de bachillerato del liceo Luxemburgo, de San Salvador. La biblioteca se caracteriza por esta clase de intercambios donde la juventud da y recibe lecturas, cuentos y poesía.

luxemburg

Pensada para dar inicio hacia las diez de la mañana, el recital que fue denominado como un Atentado poético contó con la participación de las Sandra Aguilar y Cecy Castillo, así como de los poetas William Alfaro y Vladimir Amaya. entre las lecturas de sus textos, se leían poemas de Cortázar. Los jóvenes atendían con sonrisas a las lecturas y aplaudían cuando alguna les sacaba de las acostumbradas palabras líricas de la poesía y les asombraba. Uno de los textos de Julio Cortázar que fue leído -amén del capítulo 7 de Rayuela, uno de los favoritos de este escritor- fue el poema Los amantes.

 

Los amantes

 

¿Quién los ve andar por la ciudad

si todos están ciegos ?

Ellos se toman de la mano: algo habla

entre sus dedos, lenguas dulces

lamen la húmeda palma, corren por las falanges,

y arriba está la noche llena de ojos.

 

Son los amantes, su isla flota a la deriva

hacia muertes de césped, hacia puertos

que se abren entre sábanas.

Todo se desordena a través de ellos,

todo encuentra su cifra escamoteada;

pero ellos ni siquiera saben

que mientras ruedan en su amarga arena

hay una pausa en la obra de la nada,

el tigre es un jardín que juega.

 

Amanece en los carros de basura,

empiezan a salir los ciegos,

el ministerio abre sus puertas.

Los amantes rendidos se miran y se tocan

una vez más antes de oler el día.

 

Ya están vestidos, ya se van por la calle.

Y es sólo entonces

cuando están muertos, cuando están vestidos,

que la ciudad los recupera hipócrita

y les impone los deberes cotidianos.

vlady

Vladimir Amaya

Volviendo al  asombro en la literatura cortazariana; esto es lo que destaca del autor el joven poeta Vladimir Amaya. «La literatura es asombro. Si ustedes leen los cuentos (de Julio Cortázar) van a encontrar esa manera de desentrañar la esencia humana. Yo retomo a Julio Cortázar en primer lugar para entenderme y entender a los demás y otro para el disfrute porque te hace reír. No estás solo cuando lees a Julio Cortázar.»

 

Los estudiantes del Liceo Luxemburgo, sin duda alguna asombrados por la literatura, no hicieron esperar sus preguntas sobre la obra de Cortázar, Rayuela y su multiplicidad de interpretación también fue parte de las dudas y comentarios de los jóvenes estudiantes, que también comentaron sobre las obras de los poetas nacionales.

 

La lectura de poemas, como un intercambio entre los versos de los salvadoreños y entre las líneas del cronopio fueron una manera de recordarle, pero las actividades no terminarán aquí. Este año, El Salvador será la sede de la Feria Centroamericana del Libro (la FILCEN) y entre las actividades, se espera una que conmemore al mismo tiempo los 100 años del nacimiento de Julio y los 30 de su ingreso a la inmortalidad de la literatura.

 

Un esbozo de la vida del escritor

 

Julio Cortázar nació en Ixelles, Bruselas un 26 de agosto de 1914. Sus padres eran de origen argentino y cuando el pequeño Julio contaba con 4 años sus padres volvieron a la nación sudamericana. Allí, Julio se volvió maestro de la Escuela Normal y más tarde, traductor. Se casó con la hermana del poeta Luis Bernárdez, la también traductora Aurora Bernárdez y mientras hacía su vida laboral y personal, escribía constantemente.

 

Una de sus primeras publicaciones es el poemario Presencia  de 1938 y que publicó bajo el seudónimo de Julio Denis. Su primera novela publicada fue Los premios en 1960; pero sería con obras como Rayuela (1963) y las recopilaciones de cuentos Bestiario (1951) e Historias de cronopios y de famas (1962) que alcanzó gran popularidad.

 

Fue amigo de varios escritores de la época que pertenecieron al Boom Latinoamericano  y fue parte de la revista cubana Casa de las Américas.


Vivió en París gran parte de su vida. Se separó de Aurora en 1967, mismo año que inició una relación con la editora Ugné Karvelis que finalizó tres años después. Su última esposa fue la canadiense Carol Dunlop, con quién estuvo desde 1970 hasta la muerte de ella en 1982. Julio entonces, aquejado de una enfermedad inmunológica (la escritora uruguaya Cristina Peri Rossi afirma que fue sida adquirido en una transfusión) vivió bajo los cuidados de su primera mujer, Aurora Bernárdez hasta su muerte, el 12 de febrero de 1984. Aurora se convirtió en la heredera universal de su obra literaria.


cortazar

Articulos sobre la conmemoración de Cortázar a nivel mundial:
 
Compartir

Escribir un comentario

Norma de uso obligatoria

  • Los comentarios tienen que referirse al tema publicado
  • No se publicarán comentarios fuera de la ley local (difamaciones)
  • No está permitido el lenguaje soez ni ataques personales
  • Reservamos el derecho de eliminar comentarios inapropiados
  • Comentarios breves, no más de 20 líneas
  • No publicaremos anónimos ni falsas identidades

Aclaramos que no publicamos comentarios automáticamente

La opinión de los lectores, no es la de contrACultura


Código de seguridad
Refescar