contrACultura

Diario Digital ContraPunto

San Salvador, 25 de Julio de 2017
Imprimir

Salarrué en Patria

El investigador, Guillermo Cuéllar, comenta cómo surge la investigación sobre uno de los máximos exponentes del puño y letra de El Salvador: Salarrué.

Por: Wendy Hernández

El investigador, Guillermo Cuéllar, comenta cómo surge la investigación sobre uno de los máximos exponentes del puño y letra de El Salvador: Salarrué. Un día cotidiano, por allá en el 2012,  Sajid Herrera (ex  director de la Dirección Nacional de Investigaciones en Cultura y Arte de Secultura), se acercó y le comentó la necesidad de investigar y ahondar sobre la vida de Salarrué, con sus dotes de investigador, Guillermo Cuéllar no dudo en aceptar el trabajo.

En un inicio Guillermo enfocó su labor en reconstruir un retrato íntimo entre el personaje y  los “cipotes” de aquella época a partir de una serie de entrevistas que iniciaban en los alrededores de los Planes de Renderos;  en total reunió cinco testimonios que explicaban cada una de las experiencias vividas con el escritor.

Luego de la  última entrevista concedida por Salarrué a José Roberto Cea, Cuéllar conoce sobre la participación de Salarrué en el periódico Patria, el autor de cuentos de cipotes en aquel momento no se detuvo en ahondar sino más soltó una frase que cambiaría el rumbo de la investigación en el autor.

“Salarrué habla con mucha nostalgia sobre su aporte en Patria… escuché esa entrevista y me resultó inquietante esa parte, en esa misma entrevista Salarrué le dice a Cea que ahí están los periódicos de Patria para que los vea, a mí eso me decía que él prácticamente nos incitó a que investigáramos sobre esa parte desconocida de su persona y el periódico”,  expresó Cuéllar. 

Asimismo la motivación para el antropólogo también vendría inspirada en el veredicto de los especialistas sobre el tema de Patria, los cuales determinaban que era imposible recopilar todo ese contenido.

“Tres años pase realizando el estudio, pasaba en la biblioteca Nacional en las Hemerotecas y todos los archivos, solo salía para almorzar, así fue como logré recolectar los años de 1929, 1930,1934,1935,1936,1937”, expresó el investigador.

En ese punto, el enfoque principal para el experto era conocer lo que Salarrué hubiese escrito de forma indirecta o  directa en el periódico Patria; siendo este el punto del análisis en su investigación.

“Quería determinar los escritos en las páginas de Patria para así realizar un análisis semiótico discursivo, fue ahí donde me di cuenta que no podía solo enfocarme en buscar y leer lo firmado por Salarrué en el periódico, sino tenía que hacer hojear ejemplar por ejemplar en su totalidad (completo); fue así como logré identificar que  Salarrué intervenía indirectamente (sin firmar o con seudónimos) en los  texto del medio”, acotó Cuéllar.

Patria nació  el 27 de abril de 1928  bajo la dirección de Alberto Masferrer, el periódico se fundó bajo sus  ideales  vitalistas; siendo esta una razón para que los intelectuales de la época hicieran uso de ella. A esto se le sumó la colaboración de Alberto Guerra Trigueros y Salvador Efraín Salazar Arrué mejor conocido como Salarrué.

En total el Antropólogo recaudo 1,080 ejemplares y 449 escritos de Salarrué; la suma de todo esto llevo a uno de lo más granes hallazgo de hoy y aquella época.  Sus inicios literarios estaban expuestos en el periódico, Cuento de Cipotes nació bajo los ojos de Patria.  “En Patria fue donde Salarrué pone a prueba su carrera literaria, cuentos de cipotes no hubiese sido sin esta herramienta de publicación”.

Para Cuéllar otro de los descubrimientos fue el hecho de conocer el compromiso ante el proyecto de parte de Salarrué y Alberto Guerra Trigueros, los cuales enfrentaron una ley férrea de censura (ley de los siete candados) por parte del mandato del General Maximiliano Hernández Martínez. 

“Un día antes de ser llevados al público,  todos los periódicos de la época tenían que llevar sus textos a revisión a la Oficina de Censura de la Policía Nacional, todo aquello tenía que ser revisado y Alberto Guerra Trigueros era conocido por Patria  y su puño y letra “subversiva”.

La Ley  de Censura se instauró en 1933 tras la aprobación de  la Asamblea Legislativa a inicios de 1933, según los reportes de Cuéllar los principales periódicos de la nación se fueron a la huelga frente a la aprobación de dicha reforma.

Patria se sostuvo por 8 años y no fue un “ave de paso”, enfatiza Guillermo “Fue un medio con mucho prestigio el cual fue extinguido de una buena vez en 1938 por la reforma al inciso 6 de un artículo donde se determinaba que ninguno que no fuera salvadoreño por nacimiento podía ser dueño de algún medio o revista, director o jefe de redacción, el cual fue dirigido especialmente para alguien de origen nicaragüense (Trigueros).”

Para el investigador en  aquel momento, el periódico Patria mostraba como se comportaban los intelectuales de la época bajo la censura y falta de libertad de expresión. “El periódico Patria hizo bulla… levantó polvo como dicen muchos,  era muy leído y muy buscado por los lectores, fue un imán para muchos intelectuales de la época, fue algo codiciado en el medio intelectual”.

Para el experto del periódico Patria, este fue un rotativo de mucho prestigio, ya que de parte de Trigueros la plataforma funcionó como un buen medio para hablar sobre la coyuntura política y realidad nacional, mientras que para Salarrué fue el  inicio de su amor por el arte literario.

Salarrué en Patria está disponible en la Dirección de Publicaciones e Impresos (DPI) a un precio de $5.75,   también puede encontrase en el Museo de Antropología Dr. David J. Guzmán (MUNA) y en  librerías particulares.

Compartir

Escribir un comentario

Norma de uso obligatoria

  • Los comentarios tienen que referirse al tema publicado
  • No se publicarán comentarios fuera de la ley local (difamaciones)
  • No está permitido el lenguaje soez ni ataques personales
  • Reservamos el derecho de eliminar comentarios inapropiados
  • Comentarios breves, no más de 20 líneas
  • No publicaremos anónimos ni falsas identidades

Aclaramos que no publicamos comentarios automáticamente

La opinión de los lectores, no es la de contrACultura


Código de seguridad
Refescar