contrACultura

Diario Digital ContraPunto

San Salvador, 27 de Mayo de 2017
Imprimir

Trinchera Cinematográfica

film-director

Cómo hacer cine de buena calidad cuando el presupuesto para las producciones no es suficiente

Por Miriam García

Fotografías por: Moisés Mariona

SAN SALVADOR- Hablar de cine salvadoreño es poco usual; es tratar un tema un tanto abandonado. Históricamente, no somos un país que inunda su mercado de cine nacional; se pueden mencionar algunas producciones como  “Cinema Libertad” ganadora de un reconocimiento en el Festival de Cine Centroamericano en Italia (sí, el premio fue entregado en Italia) en 2009, o la primera película filmada en El Salvador “Las Águilas Civilizadas”, de 1927.

A pesar de ello, es poco común que veamos una gran campaña publicitaria para anunciar una serie de filmes nacionales por año.

Todo esto complica el panorama para el surgimiento de una “industria cinematográfica nacional”, pero tampoco lo vuelve inalcanzable. Existen alternativas para llevar a cabo producciones haciendo uso del ingenio y capitalizando al máximo recursos limitados. Esto, que muchos cineastas practican empíricamente, se llama “Cine de Guerrilla”

El “Cine de guerrilla” es la estrategia que sugiere Roberto Dávila, productor nacional, quien llevó a las pantallas de cine salvadoreñas el film “Sobreviviendo Guazapa”. Durante un conversatorio en la Alianza Francesa, Dávila explicó que ha sido esta la estrategia que le permitió trabajar con pocos recursos en esta y otras producciones.

En su ponencia, Dávila comentó una serie de anécdotas donde explica cómo capitalizar recursos para realizar las producciones. Pequeños trucos que van desde hacerse de patrocinio a cambio de infiltrar publicidad en algunas escenas, lo que se conoce como “product placement”, hasta utilizar cámaras fotográficas de buena resolución para las filmaciones sin incurrir en gastos de cámaras de video.

dsc 0065

Ante la pregunta de un asistente acerca de si al iniciar una producción se piensa en hacerla enteramente con estrategias de “Cine de Guerrilla”, Dávila contestó que no es algo que se planea, sino más bien algo que surge en el momento. “La necesidad es la madre del ingenio”, comentó. No es un camino trazado, sino buscar alternativas cuando algo se sale del plan acordado, aunque siempre es necesario llevar un horizonte hacia el cuál dirigir las producciones.

Entre las anécdotas que comentó Dávila  sobre el film Sobreviviendo Guazapa están ocasiones en las que se quedaron sin los actores principales, sorpresivamente; otras en que fueron estafados por “distribuidores” que ofrecían colocar su producción en festivales internacionales. Muchos asistentes, que también han trabajado en producciones,s reían y asentían. No se les hacen ajenas este tipo de situaciones.

Otro de los grandes retos, aparte de la falta de presupuesto que muchas veces empuja a cineastas a aplicar estrategias de “cine de guerrilla” es la piratería. Ante esto, Dávila comentó que la Fundación para la promoción del Cine Cultural Salvadoreño (Fundacine), está trabajando en una estrategia para fortalecer leyes que eviten la piratería. Por eso, para lograr un mayor acercamiento al cine es necesaria una colaboración más estrecha entre el Estado y los cineastas.

Para los productores que comienzan, Dávila aconsejó que no dejen de producir, aunque sea pequeños cortos, ni de intentar colocarlos en festivales de cine. La práctica hace al maestro, y ¿Por qué no? aunada al tiempo, hará a futuros y excelentes cineastas salvadoreños.


Minutos antes de empezar la conferencia anunciada por la Alianza Francesa, Dávila comentó un poco de su punto de vista con respecto al cine salvadoreño actual y la motivación que tiene para compartir su experiencia en producciones a través de las estrategias de “Cine de Guerrilla.”

¿Cómo ve el panorama del cine salvadoreño actualmente?

La verdad, oscuro. El cine es cultura. No cultura en el concepto de educación, sino cultura en el concepto que muestra los lineamientos culturales de una región, un grupo, en este caso los salvadoreños; independientemente que seamos bien educados o mal educados. Y en este país no se fomenta eso, los gobiernos no lo fomentan, ni los anteriores, ni los presentes y estoy seguro que no lo harán por un buen rato. Hay gente que quiere hacer cine, y como no hay apoyo, y normalmente no se recupera, no es negocio, entonces no se desarrolla.

¿Esa es la razón por la que no se apuesta desde las instituciones al cine?

Esa es la razón. El cine a nivel mundial es un negocio de alto riesgo. A nivel mundial, tanto Hollywood y en todo el mundo el cine es catalogado como un negocio de alto riesgo. Países como el nuestro no llegan ni siquiera a alto riesgo, sino que no son tomados en consideración. Claro, no es rentable.

Somos un país con pocos habitantes, en relación a presentar cine. Por ejemplo, de la India son no sé cuántos millones de habitantes y tiene cine propio.

¿De consumo interno?
Así es, y aquí no. No es rentable que con seis u ocho millones de salvadoreños se haga cine de consumo interno. Para empezar no lo van a ir a ver los ocho millones, para seguir está la piratería que nos hace pedazos y luego está el gobierno que debería lanzar espacios de desarrollo cultural, y no es prioridad para ellos. No hay apoyo y como no es rentable no se va a hacer cine mientras se piense como una industria. No va a existir.

¿Habría que separar la parte industrial del cine?

No. A lo que quiero llegar es a lo siguiente, no va a haber una industria de cine salvadoreño, no vamos a ver cinco o diez películas salvadoreños durante “x” años; pero lo que si podemos lograr, y por eso nace el interés por este conversatorio, es hacer comprender  a nuestros nuevos cineastas que pueden hacer cine de buena calidad, obviamente no de alto presupuesto sino de buena calidad, con lo que se llama “Estrategias de Guerrilla”.

Nada que ver con la guerra, ojo. Es con ingenio, con casi cero presupuesto. Cómo hacer para resolver esta situación o la otra, como hacer para darle de comer a los actores... Esto es el concepto de “Cine de Guerrilla”, y si nos entusiasmamos lo podemos hacer. Debemos ayudarnos unos a otros.

¿Se refiere a productores?

Productores tampoco va a haber aquí de cine, porque esos ya son términos que forman parte de una industria, pero sí personas que cumplan la función  de un productor junto a otras.

Es decir todos están integrados en una sola

No podemos separarlas. El concepto de guerrilla es “rebusquémonos en cómo hacer para vencer ese obstáculo”

¿Maximizar los recursos?

Exacto. Ese es el concepto de “Cine de Guerrilla” y eso es por lo que estamos aquí ahora.

dsc 0156

¿Ha visto alguna muestra de cine actual, conoce algo de productoras independientes salvadoreñas, y puede decir que hay una especie de semilla?

Fíjese que no, no estoy familiarizado con el trabajo actual. Los vi hará tres, cuatro años, vi cortos y había de todo. Había basura, honestamente, pero a ellos no se los puedo decir,  pero había cosas con potencial. Eso fue hace tres cuatro años.

No he visto. Pero igual, hay que fomentarlo. Está bien que se haga. En cuestión de, qué se yo, tres cuatro años, vamos a empezar  a ver, no cortometrajes, porque eso no llegan más allá; no los pasan las salas de cine y entonces no se ven. Pero sí largometrajes con estrategias de “Cine de Guerrilla”.

Compartir

Escribir un comentario

Norma de uso obligatoria

  • Los comentarios tienen que referirse al tema publicado
  • No se publicarán comentarios fuera de la ley local (difamaciones)
  • No está permitido el lenguaje soez ni ataques personales
  • Reservamos el derecho de eliminar comentarios inapropiados
  • Comentarios breves, no más de 20 líneas
  • No publicaremos anónimos ni falsas identidades

Aclaramos que no publicamos comentarios automáticamente

La opinión de los lectores, no es la de contrACultura


Código de seguridad
Refescar