contrACultura

Diario Digital ContraPunto

San Salvador, 27 de Julio de 2017
Imprimir

Un espacio para el arte en Cojutepeque

fundarte1

Fundarte Cojutepeque  es un espacio para desarrollar, aprender y dar a conocer el arte y la cultura de Cojutepeque.

Por Miriam García

Imágenes de Fundarte Cojutepeque

SAN SALVADOR- En la ciudad de Cojutepeque, un grupo de amantes del arte y la cultura decidieron impulsar y trabajar por el desarrollo cultural a través de las distintas expresiones del arte en este municipio. Artistas de distintas disciplinas del arte, pintura, música, teatro, danza, encuentran un asidero en FundArte, para ser parte del esfuerzo ciudadano y hablarle a la sociedad por medio del arte. Juan Olano y Yeny Guardado, dos de sus fundadores, nos hablan acerca de este espacio e iniciativa que busca crecer como fundación para continuar impulsando la historia y el arte de Cojutepeque y construir al mismo tiempo una visión de aprecio a la cultura en las y los habitantes del municipio.

¿Qué es Fundarte Cojutepeque?

Bueno, es precisamente una Fundación para el fomento del Arte y la Cultura  en Cojutepeque. Nace de cabezas cojutepecanas pensando  [que] la ciudad no tiene un desarrollo cultural. Nos empezamos a rebuscar un poco por la ciudad y vimos que el ahora abandonado Cine Cuscatlán fue Teatro Cuscatlán, se incendió dos veces y luego fue adquirido por el  Circuito de Teatros Nacionales. Entonces, -qué montón de historia-, empezamos a pensar, con mi grupo de amigos, y nosotros no sabemos un carajo. Con Yeny hemos sido compañeros de teatro. Y bueno, con el mismo sentido de querer desarrollar y sobre todo encontrar un espacio donde poder desarrollar las artes que a uno le gustan. No solo para uno sino que también poder compartir esto. Nosotros consideramos que mientras más lenguajes de comunicación pueda tener la sociedad, creo que nos matamos menos.

Entonces, fue por eso, para desarrollar la sociedad y las diferentes disciplinas artísticas, ya sea en formación o difusión. Creo que somos de una generación donde no conocimos un CENAR como bachillerato en Artes. Mucho de las artes están tiradas en el país y el militarismo nos puede contar por qué. Había represión, no podíamos expresarnos y toda esa historia es demasiada.

El caso particular de los cojutepecanos es que tenemos que salir [a la capital] para poder estudiar, desarrollarnos y  encontrar mejores oportunidades. Y así la mayoría de los amigos con los que estamos trabajando en Cojutepeque. Y es así, sin capital las provincias no existen; pero ¿por qué tener que venir a buscar las cosas acá a la capital? Yo  que son 32 kilómetros, según los registros; pero en todos  lados deberíamos de tener…

¿Espacios de desarrollo? En todas las ramas, claro, no solo en aspectos culturales o artísticos.

Claro. Por eso digo. Poder expresarse. Yo simplemente digo que necesitamos poder expresarnos; porque si no es algo que no está molestando por dentro. Necesitamos sacarnos todo eso; los traumas de la guerra… Yo soy parte de los niños que creció en la época de la guerra; pero por bendición que en Cojutepeque casi no se desarrolló. Había militares, guerrilleros,  todo era tensa paz. Pero nunca  hubo atentados ofensivas. Sólo veíamos lo que ocurría en Chalatenangoo en el Cerro de Las Pavas para abajo. Pero el conflicto armado terminó de hundir más al país y  quizá se les safó de las manos, durante los Acuerdos de Paz, entender que el desarrollo cultural es una gran catarsis, ¿no?

Muy importante.

Sí, uno ve las expresiones de arte de el país y se puede ver que están, muchas veces, “cutas”, “chancomidas”; se puede ver que le falta algo y es porque no hemos podido acrecentar.

¿No se ha podido invertir en un desarrollo más amplio del aspecto cultural y artístico?

Sí, y ahora si nos vamos al  orgullo del cojutepecano. Cojutepeque tiene mucha historia que contar; no en vano ha sido dos veces capital. La ciudad ha sido importante en la historia, de allí se zafó Roque Dalton; de la penitenciaría militar. Y si esto se dio en el pasado, ¿qué no podemos hacer de aquí para adelante?

¿Y cuántas personas integran este esfuerzo de Fundarte Cojutepeque?

Ahorita, fijo estamos cinco personas; está Juan José Nuila, Julio Guardado, Luis Ventura, Yeny y yo. Y son más amigos, que de alguna u otra manera están involucrados de vez en cuando, nos colaboran.

Nos hemos tomado un lugarcito al que le llamamos “El Solar” donde presentamos al aire libre las obras de teatro y lo que hacemos en Fundarte. También hemos presentado a generaciones de graduados de la Academia Mangoreana de Música de Cojutepeque. Entonces esto nació del descontento de ver, incluso, sucio el único pedacito de medio ambiente que tenemos en Cojutepeque; que es el Cerro de las Pavas. Incluso, la historia nos enseña que en diferentes ocasiones las alcaldías han vendido las faldas del cerro y hasta hoy que nos hace falta el aire nos damos cuenta que necesitamos conservar estos espacios.

¿Y hace cuanto ustedes empezaron con esta iniciativa?

Pues a mediados del año pasado que empezamos con esto y no empezó de esta manera; eclosionó con ayuda de Leonel Urquilla; director de la Academia Mangoreana de Música de Cojutepeque-y un amigo muy cercano de Fundarte-. Él y un grupo de amigos en 2009 tuvieron la iniciativa de llevar a la Orquesta Sinfónica de El Salvador en el Cine Cuscatlán. Nosotros; como lo conocíamos nos juntamos; empezamos a platicar y pensamos en que teníamos que hacer una difusión de esto; teníamos que mostrárselo a “Cojute.” Encontramos un terreno; que le pertenece a familiares míos y que hoy por hoy está desocupado; pero no nos dicen que no lo usemos. Entonces allí es donde nosotros logramos desarrollar nuestras actividades.

 fundarte3

¿Qué actividades han realizado?

Bueno, abrimos en diciembre del año pasado; empezamos a pensar cuáles eran los insumos que teníamos, nuestros amigos que estaban en la pintura, el teatro; pensamos en los costos, porque buena parte de los artistas estaban en San Salvador; bueno, de fuera, un amigo de San Juan Tepezontes; que es pintor, Jesús Alvarado. También amigos Jazzistas de Santa Tecla… Bueno, nos armamos con una banda de vientos metales cojutepecanos; que se llama Cojutepecanos Latin Brass; cuyo director es un trombonista que está en la Orquesta de los Hermanos Flores. Armamos un recital también de guitarras clásicas con la Academia Mangoreana y tuvimos poesía. Le dimos espacio a gente que escribe, a jóvenes y compartimos con un conversatorio, lectura de poemas y acompañados por los músicos de la Academia Mangoreana.

Luego tuvimos la visita delgrupo deteatro “La Huella del Venado” de la Universidad Don Bosco y mucha gente que nunca había tenido ese contacto con el arte se emocionó y fue como una alegría y a la vez tristeza de ver hasta cuando existían esos esfuerzos.  También tuvimos la participación de Las Musas Desconectadas. Bueno, fueron varios días donde tuvimos de todo, recitales de canciones románticas, de piano.

¿Y cómo es la recepción en general del pueblo de Cojutepeque? Ya me dijeron que la gente se emociona ante este contacto con el arte, pero ¿qué más me pueden comentar?

Bueno, las reacciones han sido diversas, pero creo que  lo que más necesitamos es la difusión de esta iniciativa. Nosotros no es que no seamos parte de la sociedad; pero con tanta actividad de gestión artística como que estamos bien metidos en eso; pero el resto de la población está bien metida en sus problemas, en sus cuentas, deudas, en los miedos que nos mete el monstruo de los medios de comunicación. Pero nosotros sentimos que necesitamos acercarnos más a la gente para que conozcan las actividades, y asistan. Tenemos el plan de acercarnos a los centros educativos. Sin jóvenes no podemos hacer más.

¿Buscan dar un impulso a las nuevas generaciones para que se involucren y continúen con este proyecto?

Estamos convencidos que tenemos que formarnos. En nuestra primera presentación todo fue difusión; pedimos ayuda a gobernación, pedimos sillas, canopis; pero debe ir más allá, se debe formar [a niños y jóvenes] para darle continuidad.

¿Y cuál es la relación que tienen ustedes con la alcaldía, las autoridades; en estas actividades? ¿Tienen alguna ayuda de parte de ellos?

Cuando nosotros estábamos naciendo estaban en período proselitista; entonces no nos quisimos meter porque eso implicaría ponernos un sombrero y no queremos nada de eso. Digamos que nuestra bandera política tiene que ser el arte. No quisimos tocar las puertas hasta hoy que ya pasó todo: Ahora ya empezamos a tocar las puertas y nos han colaborado. Hemos platicado con representantes de la alcaldía que nos dijeron que tenían proyectos y que nos podían tomar en cuenta. Qué bien. Nosotros ya tenemos una agenda para dos veces al mes; tres días de actividades; aunque lo que sucede es que a veces se duerme la gente. Las actividades deben de ser constantes, FundArte Cojutepeque, tiene que estar abierto todos los días.

¿Tiene que ser un esfuerzo diario y constante para que la gente se interese?

Ajá. Si a alguien le dicen “no vayas allí, la comida es fea, no hay donde sentarse” a veces ya no van aunque no conozcan; ahí tienen sus opiniones. Ya meterse con el público entendemos que es necesario abrir al menos dos veces por mes; por eso pensamos en períodos de Luna Llena, luna Tierna, luna creciente, menguante…con actividades artísticas. Hemos pensado en hacerlo viernes, sábado, domingo. Porque la gran mayoría de la gente tiene tiempo en esos días.

Pero es importante aclarar que para nosotros no solo es importante la difusión sino también la formación. Por ejemplo, Sergio Salinas, el director de Cojutepecanos LatinBrass nos comentó que necesitaba darle formación a la juventud del municipio. Él por su experiencia para enseñar solfa; nos pidió el espacio de El Solar para dar clases a sus alumnos de la banda y nosotros dijimos ¿por qué no?  Si eso es lo que buscamos.

Incorporar la formación en artes.

Así es; comenzaron cursos libres de teoría y solfeo los sábados por las mañanas de ocho a doce. También estábamos haciendo propuestas para que la Academia Mangoreana pueda seguir formando, en el espacio de FundArte. Esperamos tener en un par de meses la integración. Porque si no formamos gente se nos va a acabar el billete en traer gente de otros lados. Entonces formamos cojutepecanos y así ni gastamos en pasaje; y la gente se presenta en el mismo lugar donde vive, al aire libre.  También hemos estado hablando con uno de nuestros compañeros de teatro, Javier Flores, para desarrollar un taller de expresión corporal y estamos trabajando la idea; porque la gente sabe poco al respecto para que se interesen en la formación. Así estamos planificando otro curso e implementar las diferentes ramas artísticas y ojalá algún día El Solar podamos tenerlo techado; que sea más grande que el Teatro Nacional, se vienen muchas cosas a la cabeza…

Tiene un gran potencial esta iniciativa

Así es. Si comercialmente Santa Tecla se desarrolló con Paseo El Carmen; ¿Por qué nosotros no podemos hacer algo culturalmente en ese sentido? No estamos tan perdidos, apenas a dos cuadras del parque municipal. Si pudiéramos hacer de eso una peatonal para desarrollo artístico y cultural sería bonito. Nos hemos acoplado con los negocios que han llegado en estas últimas actividades, como el café “El Topo.”, que queda justo al lado de “El Solar.”

Hemos tenido presentaciones de poemarios, el de Ernesto Monge, hemos invitado a la Trovafilia. Ahora queremos trabajar eldoble para hacer formación y difusión para darle, darle, porque si no la gente se nos va a dormir.

Cierto, porque si no se le da un seguimiento, puede quedar solo en la emoción del principio.

Exacto. También están los esfuerzos de Noé Alvarado, que es un pintor de Cojutepeque, sus alumnos, el caricaturista Luis Barahona. Los alumnos de Noé tienen  un Colectivo de Jóvenes que se llama “Juventud Cojutepecana Monseñor Romero y nos han colaborado con algunos muralitos para El Solar. Han sido varios los que se han querido unir para poder darle seguimiento a esta iniciativa.

¿Es decir que ustedes se han movido bastante para conseguir estas ayudas de la gente? ¿No tienen alguna ayuda también de organizaciones o instituciones?

Sí, unos amigos desde Estados Unidos nos mandaron un poco de dinero, compramos una pizarra para las clases de solfa… Lo que pasa con las donaciones de instituciones es que estamos trabajando en lo de la personería jurídica y mientras no lo tengamos es más difícil. Nosotros queremos formalizarnos como fundación para ponernos cada vez más serios. Porque de esa manera vamos a poder adquirir más ayuda y poder desarrollarnos culturalmente. Queremos que los niños crezcan y puedan desarrollarse en las artes que quieran, que no tengan que salirse de la ciudad y menos del país.

¿También lograr que Cojutepeque sea un centro cultural al que la gente pueda avocarse abocarse? Ya que nos mencionaban toda la riqueza cultural que tiene Cojutepeque.

Sí, hay un montón de historia en Cojutepeque. Fijate que inclusive a través de la difusión que tenemos en Facebook, algunas personas altruistas que se fueron de Cojutepeque nos han donado sillas para los alumnos que asisten a las clases. Así vamos teniendo más recursos, de ayudita en ayudita, para que crezca esto. Nosotros estamos siempre planificando para acercarnos, sino a las autoridades; como Gobernación o la Alcaldía., a la empresa privada. Hemos tenido la ayuda de amigos y empresarios de Cojutepeque.

Así también ayudan a que se desarrolle el comercio local, ¿no?

Así es. Entonces, habiendo tantos artistas que han salido de Cojutepeque, poesías como la de Raúl Contreras, las fábulas de León Sigüenza, poesía de Irma Lanzas. Las artes  sí estaban en Cojutepeque, pero hay que activarlas, y más que nada en este momento en el país en el que hay  una estabilidad, donde la sociedad puede darse cuenta que se puede cohesionar para tener más resultados positivos. Esto, en micro quisiéramos que se diera en macro; pero esto es un sueño. En realidad, lo que queremos es que esto siga y “picar a la gente”, ¿no? Porque los resultados valen la pena.

Estamos contentos y hacemos esto porque queremos, por amor al arte. Es satisfactorio que la gente lo aprecie.  Los chiquitos, por ejemplo, me preguntan, “¿cuándo vendrá el teatro El Solar?” Entonces buscamos que haya siempre algo. Imagínate todo lo que se ha logrado hacer tocando diferentes puertas y diferentes artes. Hasta el momento, estamos trabajando mes a mes, pero estamos pensando en trabajar ya dos veces por mes.

El esfuerzo ha valido la pena y esperan que haya “Fundarte” para rato.

Sí, ojalá. Esperamos que aparezcan las nuevas generaciones  para seguir trabajando, que nos exijan más y que vayan quedando generaciones que quieran darle continuidad a la fundación, el esfuerzo de lucha de crear arte y que esto se extienda, ¿por qué no que exista un “Fundarte” para cada cabecera departamental? Pero eso será iniciativa de cada ciudad. Así como nos nació a nosotros como cojutepecanos, que nazca en las y los demás sería bueno. Que se pudieran conocer nuestras ciudades no por lo que se delinque, sino por lo que se desarrolla. Por ejemplo, San Esteban Catarina que se conoce por el conservatorio que tiene, así como antes se conocía San Vicente por ser cuna de músicos. Sería bueno poder conocernos más por lo que hacemos, por lo que desarrollamos. 

fundarte2

 

Una muestra del trabajo de "Fundarte Cojutepeque"

Compartir

Escribir un comentario

Norma de uso obligatoria

  • Los comentarios tienen que referirse al tema publicado
  • No se publicarán comentarios fuera de la ley local (difamaciones)
  • No está permitido el lenguaje soez ni ataques personales
  • Reservamos el derecho de eliminar comentarios inapropiados
  • Comentarios breves, no más de 20 líneas
  • No publicaremos anónimos ni falsas identidades

Aclaramos que no publicamos comentarios automáticamente

La opinión de los lectores, no es la de contrACultura


Código de seguridad
Refescar