contrACultura

Diario Digital ContraPunto

San Salvador, 25 de Abril de 2017
Imprimir

Un festival para domar a la Bestia

img 1910


El Festival de la Bestia es una iniciativa artística para las y los migrantes que toman el tren en su viaje hacia el «Sueño Americano»


Por Miriam García


Imágenes de Miriam García y tomadas del Blog del Festival de la Bestia


San Salvador.- La migración es uno de los derivados sociales de la problemática general que aqueja a países donde existe una marcada desigualdad social, donde hay violencia institucional cuando las oportunidades de superarse, de salir adelante y de vivir dignamente, no están al alcance de la población en general. Cuando estas situaciones explotan, lo que resulta son diversos medios para buscar algo mejor para las familias y uno de esos medios siempre ha sido la migración.

aga

Este es el fenómeno que conocen muy bien las y los jóvenes del Festival de la Bestia, porque lo ven casi todos los días en los rostros de hombres, mujeres y niños que llegan hasta la estación del tren conocido como «La Bestia de Hierro» ubicada en Arriaga, ciudad del estado de Chiapas, en México. A pesar de la dureza de las situaciones cotidianas, este grupo de jóvenes ha aprendido a dar lo mejor de sí para estos viajeros a la fuerza, a dando su mejor cara y su talento a través de su festival de arte, risas y reflexión. Su trabajo les ha merecido un reportaje en Reporte Índigo un sitio mexicano de noticias.


El Festival de la Bestia es una iniciativa novedosa de ofrecer opciones artísticas a las y los migrantes, que un grupo de jóvenes de varios países han instituido desde hace seis años en la misma ciudad de Arriaga, aunque como festival han tenido este año su tercera edición como indican en su sitio web. Su objetivo es llevarle a las y los migrantes que buscan llegar al sueño americano un poco de esparcimiento. Hacen teatro, leen poesía y hasta comparten clases de yoga y ejercicios corporales, como explica una de sus integrantes de origen mexicano.


En la edición de este año se sumó el grupo Asalto Teatro. El festival duró del 14 al 16 de enero y se desarrolló en la estación ferroviaria de Arriaga, Chiapas una de las primeras y más seguras para abordar el temido tren. Según explicaron los jóvenes, un día después de que la «La Bestia de Hierro» abandonara la estación repleta de migrantes, ellos comparte con los viajes poesías y teatro, así como talleres artísticos.

 festbest

festival de la bestia

Teatro y poesía forman parte de las actividades que se desarrollan en el festival (tomadas del blog del Festival de la Bestia).

El trabajo que han realizado estas y estos jóvenes, o no tan jóvenes, entre los que se cuentan argentinos, franceses y mexicanos, siempre obtienen excelentes resultados con la colaboración de las y los migrantes. De acuerdo a uno de sus integrantes, Cruz Lizandro Morena, el festival ha estado en otras ocasiones en Oaxaca y San Luis Potosí, otros puntos donde llegan los migrantes en «La Bestia de Hierro». También se han topado con imágenes impactantes, como el de una mujer que viajaba con dos niños pequeños, que se agarraban a su ropa y otro en brazos «le ayudamos a subir junto con sus cosas y los pequeños», y luego sólo pudieron decirle adiós agitando la mano.

 img 1911

Parte de los Integrantes del Festival.

El viaje en el tren de carga es uno de los más peligrosos medios para llegar hacia Estados Unidos, por diversos factores. Además de los ya sabidos accidentes que terminan en amputaciones o terribles muertes, también se topan con los lentisimos viajes bajo un sol inclemente y altísimas temperaturas. La estación siguiente del tren está cerca de Salina Cruz, Oaxca a tres horas en coche, pero en tren -a vuelta de rueda como dicen los mismos migrantes una vez que han descendido de él- son casi 12 horas. Y luego están los pueblos peligrosos donde los delincuentes esperan para aprovecharse de ellas y ellos. De acuerdo a un empleado consular de El Salvador en Arriaga, quien omitió dar su nombre, la más peligrosa de las estaciones está en Veracruz. «pero el espejismo del sueño americano es lo más importante para ellos», enfatiza con tristeza.


Quizá los migrantes estén enterados de estas dificultades a las que se van a enfrentar pero prefieren hacer caso omiso para no empañar el espejismo. Por eso es que iniciativas como el Festival de la Bestia son un oasis en el desierto del transmigrante, la oportunidad de dejar volar la imaginación por un momento, antes de reemprender el viaje en busca de algo mejor para sus familias. Mientras estos soñadores del camino sigan intentando domar a «La Bestia de Hierro», los jóvenes del Festival de la Bestia seguirán acompañando su camino para dibujarles una sonrisa como antídoto para las tristezas que terminarán dejando atrás.


Compartir

Escribir un comentario

Norma de uso obligatoria

  • Los comentarios tienen que referirse al tema publicado
  • No se publicarán comentarios fuera de la ley local (difamaciones)
  • No está permitido el lenguaje soez ni ataques personales
  • Reservamos el derecho de eliminar comentarios inapropiados
  • Comentarios breves, no más de 20 líneas
  • No publicaremos anónimos ni falsas identidades

Aclaramos que no publicamos comentarios automáticamente

La opinión de los lectores, no es la de contrACultura


Código de seguridad
Refescar